Posts Tagged ‘ novelas ’

MURAKAMI, Haruki: Al sur de la frontera, al oeste del Sol

Tusquets, Barc 2010. En 13
  • Necesitábamos una acumulación no sólo de palabras y promesas, sino de pequeños hechos concretos que, superponiéndose cuidadosamente los unos sobre los otros, nos hicieran avanzar paso a paso. 44
  • A ti te gusta ir dándole vueltas a las cosas tú solo. Seguro. Y no soportas que los demás sepan lo que tienes en la cabeza. Tal vez sea porque eres hijo único. Estás acostumbrado a pensar las cosas por tu cuenta y a decidir por ti mismo. Con que yo me entienda, ya basta ¿no? […] Y eso a mí me produce una terrible inseguridad. Me siento abandonada. 50 Sigue leyendo

DELIBES, M.: El hereje

Editorial Destino, Madrid 2007

Leer a Delibes es como leer un diccionario con contexto o algo así. Es maravilloso el vocabulario que usa, qué lejos de “el inglés con 1000 palabras”

Y ¿eso qué importa? Hay que conocer no sólo lo que hacemos sino lo que se nos atribuyen. 456

El énfasis en lo anecdótico

Sigue leyendo

El espectador II

–       Hablar —parecen indicarnos tanto Wakefield como Bartleby— es pactar con el sinsentido del existir.

–       una estética del desconcierto.

–       el chosisme, es decir, describir con morosidad las cosas: la mesa, la silla, el cortaplumas, el tintero…

–       Decir es inventar. Sea falso o cierto.

–       Soy CasiWatt y en mi vida sólo ha habido tres cosas: la imposibilidad de escribir, la posibilidad de hacerlo, y la soledad, física desde luego, que es con la que ahora salgo adelante.

–       utópica ambición

–       Siempre me ha funcionado bien este sistema de viajar a la angustia de otros para rebajar la intensidad de la mía.

–       La soledad es un tópico.

ENRIQUE VILA-MATAS. Bartleby y Compañía

Acceso no autorizado. Belén Gopegui

… Lo que entonces si.

Sigue leyendo

Conspiraciones

Soñamos con la conspiración porque implicaría la existencia de un orden, y eso nos calma. Gentes que piensan a largo plazo, gentes que estudian y se organizan, proyectan y actúan. Esas gentes existen, desde luego; el dinero acumulado facilita la organización. Pero no están unidas. Nuestra política hoy es forcejeo, no hay otra palabra más noble para definirla, ni más misteriosa. Fuerzas que intentan vencer resistencias, y lo hacen las más de las veces de forma grosera, sin respetar las reglas pues, si nadie las cree, ¿quién las va a defender? Forcejean más y hieren más y vencen los que más han acumulado, cuanto más forcejean y vencen, más acumulan y más siguen teniendo. Desde el otro lado hay pequeños avances, escarceos que no logran dar un vuelco a la situación.

 

Pag. 314 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

 

Los ocupados

Sería más fácil no ver, ¿verdad? Estar entre los ocupados.

–  ¿Los ocupados?

–  Es una forma de hablar, los que no se preguntan, los que están yendo siempre de una piedra a otra, sin hundirse, sin mojarse, sin importarles qué es lo que pisan para seguir a flote.

Pag. 241 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

David y Goliath. Los pequeños no ganan a los grandes

–  Los pequeños no ganan a los grandes, no es pesimismo, querido, es inteligencia.

–  La tortuga no gana a la liebre.

–  Lo has captado.

–  Más vale fuerza que maña.

–  Muy bien, muy bien.

–  ¿David y Goliat?

–  Bah, nadie sabe si fue así. Va un gigante, lucha contra un pequeño pastor y el gigante gana, ¿quién querría oír eso?

–  Pero ha habido casos reales.

–  A ver.

–  El Alcorcón contra el Real Madrid, Cuba, Vietnam.

–  Quita, ganar es imponer tu modelo, que los niños quieran ser del Alcorcón, que Hanói fuese la capital del mundo.

Pag. 193 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.