Posts Tagged ‘ gopegui ’

Acceso no autorizado. Belén Gopegui

… Lo que entonces si.

Sigue leyendo

Anuncios

Conspiraciones

Soñamos con la conspiración porque implicaría la existencia de un orden, y eso nos calma. Gentes que piensan a largo plazo, gentes que estudian y se organizan, proyectan y actúan. Esas gentes existen, desde luego; el dinero acumulado facilita la organización. Pero no están unidas. Nuestra política hoy es forcejeo, no hay otra palabra más noble para definirla, ni más misteriosa. Fuerzas que intentan vencer resistencias, y lo hacen las más de las veces de forma grosera, sin respetar las reglas pues, si nadie las cree, ¿quién las va a defender? Forcejean más y hieren más y vencen los que más han acumulado, cuanto más forcejean y vencen, más acumulan y más siguen teniendo. Desde el otro lado hay pequeños avances, escarceos que no logran dar un vuelco a la situación.

 

Pag. 314 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

 

Los ocupados

Sería más fácil no ver, ¿verdad? Estar entre los ocupados.

–  ¿Los ocupados?

–  Es una forma de hablar, los que no se preguntan, los que están yendo siempre de una piedra a otra, sin hundirse, sin mojarse, sin importarles qué es lo que pisan para seguir a flote.

Pag. 241 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

David y Goliath. Los pequeños no ganan a los grandes

–  Los pequeños no ganan a los grandes, no es pesimismo, querido, es inteligencia.

–  La tortuga no gana a la liebre.

–  Lo has captado.

–  Más vale fuerza que maña.

–  Muy bien, muy bien.

–  ¿David y Goliat?

–  Bah, nadie sabe si fue así. Va un gigante, lucha contra un pequeño pastor y el gigante gana, ¿quién querría oír eso?

–  Pero ha habido casos reales.

–  A ver.

–  El Alcorcón contra el Real Madrid, Cuba, Vietnam.

–  Quita, ganar es imponer tu modelo, que los niños quieran ser del Alcorcón, que Hanói fuese la capital del mundo.

Pag. 193 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

Eso que llaman poder

Eso que llaman poder: tú pensabas y, mal que bien, lo que pensabas se hacía. Lo que yo he pensado, en cambio, sigue en mí.
Se lo dice el hacker, un don nadie, a la vicepresidenta del gobierno.

 

Pag. 134. Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

El espectador


      Nunca había esperado que todo fuera perfecto, pero sí la mitad. ¿era mucho la mitad?, ¿la cuarta parte, la quinta, cuánto tendría que seguir bajando? 47

           Soy como este perfume, al final del día no queda nada de mí. 94

           Puedes estar paranoico,  pero eso no significa que no te persigan. 98

           El iba por la ciudad dentro de su Mini como dentro de una cápsula espacial, como si así la soledad ocupara un espacio más pequeño. 152

           Llevo una armadura y a veces ni siquiera voy dentro 181

           Creo que mi vida se largó hace bastante tiempo 207

            Como dijo aquel escritor, ‘todo es terrible, pero nada es serio’  65  (Lo dijo Francisco Casavella)

        La gente seria que conozco usa su seriedad, sentido de la responsabilidad, lo llaman, como excusa para no tocar los límites. 194

           La experiencia le mostraba que cada vez que alguien explicaba sus actos, lo que hacía era justificarse. 256

           ‘Nosotros’, que plural tan lejano 306

       Y aunque la diferencia entre lo que haces y lo que podrías hacer siguiendo tus normas parezca ridícula, y aunque lo sea, también lo ridículo cuenta, y lo insignificante se organiza y deja de serlo. Al fin y al cabo, reía, ser comunista es eso ¿no?, organizar la insignificancia. 234

Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.