Posts Tagged ‘ censura ’

Podemos intentar definir a aquello que se conoce como corrección política como el intento de grupos minoritarios o que sufren algún tipo de opresión por visibilizar su problema e influir en la sociedad mediante el lenguaje. Contemporáneamente esta forma deactivismo léxico se desarrolló en Estados Unidos a partir de finales de los sesenta, momento en que las aspiraciones feministas, la lucha por los derechos civiles de las minorías étnicas o las reivindicaciones LGTBI tomaron un nuevo impulso.

Lo políticamente correcto tuvo éxito. Parece que, más o menos, todo el mundo comprendió la utilidad y pertinencia de una sencilla idea: era necesario no referirse de manera ofensiva a aquellos que eran objeto de injusticias, nombrarlos de acuerdo a como eligieron ser llamados.

¿Cómo esta idea pudo dar pie a la situación actual, esa en la que los reaccionarios pasan por rebeldes? La respuesta para entender esta paradoja es posible que se halle en la propia naturaleza de la corrección política. La hipótesis formulada venía a decir que el lenguaje puede modificar comportamientos sociales: cambiando el modo de expresarnos podríamos cambiar la sociedad.

La capacidad de recuperación, esto es, de apropiación de conceptos por parte de la estructura cultural del capitalismo, es enorme. Así, lo políticamente correcto fue asumido sólo como una especie de guía para las maneras públicas. De este modo, aceptando las palabras marcadas como correctas, pero no profundizando en sus significados, su fondo, sus contextos, se dejaba el espacio privado como refugio latente para que las ideas contrarias y su forma de expresarlas siguieran existiendo, creando así una permanente sensación de hipocresía entre lo que se decía y lo que se debía decir. Lo políticamente correcto fue aceptado, pero el componente material del conflicto que intentaba combatir, permaneció.

Lo políticamente correcto, pretendido escudo de cuestiones progresistas, se hizo sinónimo de doble rasero, de tediosa imposición formal, de palabrería inane trasladando su carga de negativa a lo que intentaba defender.

La utilización de la libertad de expresión como coartada a estos discursos ultras es también un clásico en este debate, recurriendo incluso al espantajo del comisario político.

 No es una cuestión de libertad de expresión, ampliamente reconocida para quien se la puede pagar, es un intento de coartar las críticas, la respuesta defensiva del ofendido, utilizando un derecho general como una prebenda individual.

Lo que se ha popularizado como políticamente incorrecto es enormemente funcional a lo establecido. Es una reacción a los avances sociales, a la organización y toma de conciencia. Reproduce una realidad siniestra deformándola hasta hacerla atrayente, escudándose en la existencia de unos supuestos temas no permitidos en la esfera pública cuando, precisamente, no es más que una comparsa de lo aceptado.

No se trata de que haya que elegir, se trata de que lo políticamente correcto no se convierta en subterfugio para eludir acciones concretas. […]se está produciendo un desplazamiento de lo tangible a lo simbólico, se está fetichizando el lenguaje, no entendiendo que son las luchas concretas las que crean léxicos nuevos, no las nuevas palabras las que, ausentes de las luchas, aportarán las soluciones.

Políticamente correcto

Anuncios

Una instrumental censurada

El legendario Link Wray publicó su exitoso single «Rumble», una canción instrumental que inmediatamente provocó una gran polémica. A pesar de no decir absolutamente nada, para censores, asociaciones civiles y autoridades escondía un mensaje de revuelta y agitación, convirtiéndose así en la primera y única canción instrumental censurada a lo largo de la historia.  Sigue leyendo

Coca-Cola llena de publicidad los principales periódicos un día después del fallo del TS que tumba el ERE

vía Coca-Cola llena de publicidad los principales periódicos un día después del fallo del Supremo | InfoLibre.es.

Publicidad

La cosa funciona más o menos del siguiente modo. Un determinado organismo público, ya pertenezca a la Administración central, ­autonómica o local, dispone de un presupuesto destinado a la publicidad –hoy se prefiere hablar de comunicación– y que debe traducir en anuncios y campañas que insertar en los medios de comunicación de su ámbito de competencia. Ahora bien, cuanto más pequeño es este ámbito de acción y más reducidos son, en consecuencia, tales medios, más posibilidad existe de que la distribución de esos presupuestos entre los medios responda a criterios, digamos, “subjetivos”. Y ajustado el punto de mira, ya sólo hace falta apretar el gatillo: la publicidad institucional se convierte en uno de los instrumentos más decisivos de que disponen determinados organismos públicos y poderes, especialmente de ámbito local o autonómico, para convertir a los medios pertenecientes a su ámbito de incidencia en sus portavoces.

vía ¿Para qué sirve la publicidad? | Periódico Diagonal.

“Sé que la mitad del dinero que invierto en publicidad es dinero perdido. El problema es que no sé qué mitad es”.

Lo que latía bajo la frase atribuida al anunciante famoso es la sospecha de incertidumbre y de derroche asociada desde siempre a la ­publicidad. La sensación de que, por mucho que agencias y anunciantes traten de aquilatar al máximo sus presupuestos, siempre subsiste una incógnita que hace que la eficacia de la publicidad sea una de las cuestiones más debatidas por los especialistas. Y el remedio casi siempre consiste –o más bien consistía antes de la llegada de la crisis– en engordar más allá de lo razonable los presupuestos publicitarios como una forma en cierto modo desesperada de tratar de paliar esa incertidumbre.

 

Trece delitos que todo tuitero debe conocer

 

vía Del derecho y las normas: Trece delitos que todo tuitero debe conocer.

DebeWikipedia: Debe (or Débé) is a town in south Trinidad located north of Penal and south of San Fernando.

Hollywood y el ejército estadounidense

http://www.jotdown.es/2013/10/hollywood-y-el-ejercito-estadounidense/

  • en 1949 el Pentágono redactó un manual (A Producer’s Guide to U. S. Army Cooperation with the Entertainment Industry) que establecía las bases de la colaboración entre el ejército y la industria del cine y creó una oficina que se encargaría de aplicarlo. Hoy en día tiene hasta página web , donde muestran los requisitos que una película, serie, videojuego o vídeo musical debe cumplir para contar con la ayuda del ejército estadounidense: – La producción debe contribuir a aumentar la comprensión pública de las Fuerzas Armadas y el Departamento de Defensa. – La producción debería ayudar a los programas de reclutamiento y retención de las Fuerzas Armadas. – La producción debe ser auténtica en su retrato de las personas, los lugares, las operaciones militares reales o eventos históricos. Las representaciones ficticias deben mostrar una interpretación posible de la vida militar, operaciones y políticas. – La producción no debe aparecer para disculpar o apoyar actividades de particulares u organizaciones que sean contrarias a la política de gobierno de los EE. UU. – El productor debe estar de acuerdo en firmar y cumplir el acuerdo de producción y DODI5410.16 (recibirá copias de ambos documentos al comienzo de la colaboración). – Los activos militares solicitados deben estar disponibles cuando sea necesario. De manera que si una producción supuestamente reúne estas condiciones tendrá acceso a bases militares, submarinos y portaaviones que utilizar como escenarios de rodaje, podrá utilizar helicópteros, tanques o cualquier otro vehículo o arma durante la filmación e incluso dispondrá de los propios soldados como extras de la filmación.
  • La película 13 días, sobre la crisis de los misiles de Cuba mostraba una imagen muy negativa del alto mando militar, dispuesto a embarcarse en una guerra nuclear, por lo que se descartó cualquier colaboración. Pero dicha película se basó en las grabaciones de audio de las reuniones en la Casa Blanca, por lo que sus diálogos eran estrictamente reales.
  • la lisonja puede llegar a límites obscenos

Manipulación de una viñeta, caso Excélsior | JRMora, humor gráfico

 

el-fer-original-excelsior

el-fer-manipulada-mini

vía Manipulación de una viñeta, caso Excélsior | JRMora, humor gráfico.