Posts Tagged ‘ África ’

Chimamanda Ngozi Adichie: Medio sol amarillo

 

  • —¿Te has fijado en la tela del traje que llevaba hoy? ¡Qué original! ¡Ezigbo! —Su madre se sentó a su lado—. ¿Sabes que dicen que nunca se pone los trajes más de una vez? Se los da a los criados. Olanna se imaginó por un momento los baúles de madera de los humildes criados llenos de absurdas prendas de encaje. Estaba segura de que no les pagaba mucho al mes, pero en cambio poseían caftanes y agbadas desechados que nunca tendrían ocasión de lucir.
  • Ya ves que mi madre no sabe lo que se hace. Es sólo una mujer de pueblo. Sólo trata de abrirse camino en un mundo nuevo con recursos propios del mundo del que procede.

Sigue leyendo

Anuncios

Antonio Lozano. El caso Sankara

 

  • —He pensado algo para el nuevo nombre del país —sonrió Tom Sank. En los primeros días de la Revolución, había propuesto al CNR cambiar el nombre del país. Cuando llegaron los portugueses a esas tierras en el siglo XV, se adentraron desde el Golfo de Guinea por un río. Como debían regresar por el mismo camino, lo llamaron “río de la volta”. Con ese nombre se quedó, y los franceses, a semejanza de sus departamentos metropolitanos, dieron a aquella región el nombre de Alto Volta; como el río en su trayectoria se abre en dos, Volta rojo y Volta negro llamaron a cada uno de los cursos fluviales. Llegaban nuevos tiempos, y también el momento de enterrar el pasado y sus nombres. —Burkina Faso —dijo solemne el PF. Mariam y Blaise se miraron divertidos, interrogantes: —¡Claro! —exclamó Sankara—. Burkina, en moré: tierra; Faso, en diula: hombres íntegros. ¡La tierra de los hombres íntegros! ¿No es eso lo que queremos para nuestro país? Mariam y Blaise se contagiaron de su entusiasmo. —Las dos lenguas más importantes del país. Así todos se sentirán representados —dijo ella.
  • Cada organización era hegemónica, hacía de sus matices ideológicos una religión. Habían llegado al poder, no era cuestión de no ejercerlo.
  • El pueblo; esa era su gran obsesión. La palabra que volvía sin cesar en sus discursos, en todas sus intervenciones, en las reuniones del gobierno. —Vas a desgastar la palabra de tanto usarla —le dijo en una ocasión Mariam. —Únicamente si la pronuncio en vano —contestó

Sigue leyendo

Anuncios