Ecozoom. Cartografiando alternativas.

Ayer estuve en el Foro Social Mundial de Madrid (creo que así lo llamaron) y entre las diferentes asambleas a las que asistí (desobediencia civil, Mercado Social de Madrid…) quería hablar ahora, así rápido y sin pensarlo mucho, porque si no no lo escribo, de una en la que nos enseñaron una herramienta para mapear iniciativas sociales, se trata del Ecozoom!, cuya elaboración han realizado dentro del proyecto de Mapunto

Parece ser que la idea surgió el año pasado viendo la necesidad de tener un lugar que agrupara la información, facilitando así a las personas saber que iniciativas se están llevando donde (cosa que a su vez ya se estaba realizando en otros proyectos y lugares). A su vez se asumió el reto de que ese poner toda la información en un mapa, ese reunir información no supusiera una centralización, es decir, que se hiciera sin que un grupo determinado de personas monopolizara el proceso. Para ello han desarrollado una herramienta de software libre que permite que cada colectivo elabore su propio mapa pero a su vez estos se pongan en relación entre sí (y pueda aprovecharse el trabajo (o mapa) de un colectivo por otro). Y además de la herramienta, han puesto en marcha una página (Ecozoom!) que es donde podemos ver el mapa global y los concretos.

Decía pues que la idea es que determinados grupos o colectivos activistas elaboren su propio mapa, siguiendo sus propios criterios, intereses y zonas geográficas. Así, Tomalatierra mapeará luchas medioambientales en diferentes puntos de España (¿o se han internacionalizado?) y DecreceMadrid está elaborando un mapa con alternativas decrecentistas en la comunidad de Madrid, mapa parecido al de Consumaresponsabilidad pero desde una perspectiva decrecionista.

Con este proyecto se plantean sobre todo tres objetivos básicos: crear sinergias (redes), la difusión y el análisis.

Como de momento están creciendo, las decisiones sobre que colectivos pueden elaborar mapas las están tomando por consenso sin haber definido unos criterios claros y concretos. O al menos así lo entendí yo. Pero en cualquier caso hablaron de que una posible guía sobre sus criterios sería la Carta de economía solidaria de las REAS.

Por cierto, les vendría bien ayuda (especialemente informáticxs y gente con conocimientos de diseño y difusión). También hablaron de la necesidad de que algún colectivo se encargara de mapear, en Madrid, ámbitos como el ocio o la salud.

Y hasta aquí llegué hoy, a ver si soy capaz de sacar tiempo y ganas y escribo sobre lo que se habló del MES y de la Desobediencia Civil.

Anuncios

twitter y la revolucion. Daigonal

También surgen dudas sobre el alcance del clickactivismo: ¿es hacer RT adherirse a una lucha social? Malcolm Gladwell, en su ensayo “La revolución no será tuiteada”, explica que las redes sociales favorecen los lazos débiles, muy útiles para que circule información pero poco para articular la acción. “Uno no sale a tirar cócteles molotov por el tuit del amigo de uno que conoce por internet”, resume @delia2d en su blog.

Respuestas a ¿Qué es lo peor de Twitter?:

–  “una dialéctica de consumo que fuerza una asimilación de ideas vertiginosa, que puede alienar o aturullar bastante”@adiazsimon

“lo hemos convertido en escenario de micromonólogos y autobombo” @GinaRodante

–  “no tomárnoslo tan en serio, lo malo de Twitter es cuando sólo es Twitter”.@eltransito

Sigue leyendo

Acceso no autorizado. Belén Gopegui

… Lo que entonces si.

Sigue leyendo

Conspiraciones

Soñamos con la conspiración porque implicaría la existencia de un orden, y eso nos calma. Gentes que piensan a largo plazo, gentes que estudian y se organizan, proyectan y actúan. Esas gentes existen, desde luego; el dinero acumulado facilita la organización. Pero no están unidas. Nuestra política hoy es forcejeo, no hay otra palabra más noble para definirla, ni más misteriosa. Fuerzas que intentan vencer resistencias, y lo hacen las más de las veces de forma grosera, sin respetar las reglas pues, si nadie las cree, ¿quién las va a defender? Forcejean más y hieren más y vencen los que más han acumulado, cuanto más forcejean y vencen, más acumulan y más siguen teniendo. Desde el otro lado hay pequeños avances, escarceos que no logran dar un vuelco a la situación.

 

Pag. 314 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

 

Los ocupados

Sería más fácil no ver, ¿verdad? Estar entre los ocupados.

–  ¿Los ocupados?

–  Es una forma de hablar, los que no se preguntan, los que están yendo siempre de una piedra a otra, sin hundirse, sin mojarse, sin importarles qué es lo que pisan para seguir a flote.

Pag. 241 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

David y Goliath. Los pequeños no ganan a los grandes

–  Los pequeños no ganan a los grandes, no es pesimismo, querido, es inteligencia.

–  La tortuga no gana a la liebre.

–  Lo has captado.

–  Más vale fuerza que maña.

–  Muy bien, muy bien.

–  ¿David y Goliat?

–  Bah, nadie sabe si fue así. Va un gigante, lucha contra un pequeño pastor y el gigante gana, ¿quién querría oír eso?

–  Pero ha habido casos reales.

–  A ver.

–  El Alcorcón contra el Real Madrid, Cuba, Vietnam.

–  Quita, ganar es imponer tu modelo, que los niños quieran ser del Alcorcón, que Hanói fuese la capital del mundo.

Pag. 193 Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

Eso que llaman poder

Eso que llaman poder: tú pensabas y, mal que bien, lo que pensabas se hacía. Lo que yo he pensado, en cambio, sigue en mí.
Se lo dice el hacker, un don nadie, a la vicepresidenta del gobierno.

 

Pag. 134. Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.