Eso que llaman poder

Eso que llaman poder: tú pensabas y, mal que bien, lo que pensabas se hacía. Lo que yo he pensado, en cambio, sigue en mí.
Se lo dice el hacker, un don nadie, a la vicepresidenta del gobierno.

 

Pag. 134. Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

El espectador


      Nunca había esperado que todo fuera perfecto, pero sí la mitad. ¿era mucho la mitad?, ¿la cuarta parte, la quinta, cuánto tendría que seguir bajando? 47

           Soy como este perfume, al final del día no queda nada de mí. 94

           Puedes estar paranoico,  pero eso no significa que no te persigan. 98

           El iba por la ciudad dentro de su Mini como dentro de una cápsula espacial, como si así la soledad ocupara un espacio más pequeño. 152

           Llevo una armadura y a veces ni siquiera voy dentro 181

           Creo que mi vida se largó hace bastante tiempo 207

            Como dijo aquel escritor, ‘todo es terrible, pero nada es serio’  65  (Lo dijo Francisco Casavella)

        La gente seria que conozco usa su seriedad, sentido de la responsabilidad, lo llaman, como excusa para no tocar los límites. 194

           La experiencia le mostraba que cada vez que alguien explicaba sus actos, lo que hacía era justificarse. 256

           ‘Nosotros’, que plural tan lejano 306

       Y aunque la diferencia entre lo que haces y lo que podrías hacer siguiendo tus normas parezca ridícula, y aunque lo sea, también lo ridículo cuenta, y lo insignificante se organiza y deja de serlo. Al fin y al cabo, reía, ser comunista es eso ¿no?, organizar la insignificancia. 234

Acceso no autorizado. Belén Gopegui. Mondadori. Barcelona, 2011. 320 páginas.

 

Rousseau y la democracia

Para Rousseau los humanos son demasiado ignorantes y requieren de un legislador que les meta en cintura. Casi un dictador: “Si hubiera un pueblo de dioses se gobernaría democráticamente. Una forma de gobierno tan perfecta no está hecha para los hombres”.
Extraído de la reseña del libro de Philipp Blom “Gente peligrosa. El radicalismo olvidado de la Ilustración europea” (2012).

http://www.cuartopoder.es/otromilagro/ilustrados-sin-panteon/2931

el peligro de los bancos

Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron.
Thomas Jefferson

Crisis y desigualdades sociales en salud. Javier Segura del Pozo

Vengo comprobando en los últimos meses cómo las discusiones que se recogen en debates ciudadanos y medios de comunicación sobre el posible impacto de la crisis en la salud se centran en los recortes en el sistema sanitario (menos recursos, copago, privatización, quirófanos cerrados, etc.). Sin pretender, ni mucho menos, restar importancia a la necesidad de defender nuestro gravemente amenazado sistema público sanitario, creo que esta asociación entre salud y sanidad, refleja, en cierto sentido, una idea muy arraigada en nuestra sociedad, incluso en nuestra sanidad: de que “la salud es cosa de médicos” (o del sistema sanitario).
Sin embargo, en el siglo XXI, tenemos sobradas evidencias, de que aunque el sistema sanitario es un determinante de la salud, tiene un peso relativamente pequeño en la salud (algunos lo estiman en un 10%), en comparación con los llamados  determinantes sociales. Según este enfoque, la salud no es tanto “cosa de médicos” (del sistema sanitario), sino de la sociedad en la que vives. De tus condiciones de vida. Por supuesto, que una vez perdida la salud, los médicos (y el sistema sanitario) son muy útiles para recuperarla, pero ¿por qué unas personas o grupos sociales enferman más que otras?

Sigue leyendo

desobediencia a la ley de Sinde-Wert

Link que hay que copiar: desobediencia a la ley de Sinde-Wert

Sitio de donde lo he sacado: http://www.wertdeenlaces.net/index.php?lista

<a href=”http://www.wertdeenlaces.net” title=”wertdeenlaces.net”><img src=”http://wertdeenlaces.net/labios.png” style=”vertical-align:middle;border:0;” alt=”labioswert” /></a> <a href=”http://www.wertdeenlaces.net/enlace.php” style=”text-decoration:none;color:#383838;font:10px Consolas,Courrier,monospace;”>Bájame</a>

En torno a: Más allá de los casos Garzón. Miserias del sistema judicial españo

Más allá de los casos Garzón. Miserias del sistema judicial español

MIÉRCOLES, 15 de febrero de 2012. Traficantes de Sueños.

•    El estado debiera ser el primero que se sometiera a la razón de estado, sin embargo se usa como excusa
•    Muchas veces se difuminan las fronteras entre violencia y disidencia
•    En concepto “entorno de ETA” cabemos todos. Al derecho solo tenía que interesarle uno, quien comete delitos.
•    Lo que llaman víctimas del terrorismo en realidad son víctimas del terrorismo de Eta, porque si no debieran incluir a las de los GAL, 11M, Batallón Vasco Español, franquismo…
•    Si todo el mundo habla de que cuando murió Franco, para que pudiera llegar la democracia, fue necesaria la amnistía (Ley de amnistía de 1977), ¿por qué no se acepta la posibilidad de que para consolidar la paz y el abandono de la lucha armada se pueda hacer una amnistía en el caso de ETA?
•    No queremos sentencias ejemplares, lo que hacen falta son sentencias justas. Se juzga apersonas por lo que hacen, no para que sirvan de ejemplo.
•    Toda medida es expansiva
Félix Cañada:
•    Garzón ha usado mucho “el derecho penal preventivo”. Por ejemplo ha abusado de las medidas preventivas como detenciones o retenciones de tipo económicas (cierre periódico)
•    Cientos de detenidos han denunciado malos tratos a Garzón, que como juez instructor es el encargado de velar por la seguirdad y buen trato a estos, y él no lo ha investigado. Se ve que hizo un protocolo que más que ayudar a prevenir sirve para garantizar la impunidad de los maltratadores.
–    –    –
•    La impunidad es un crimen que se hace en nombre de la convivencia. Y por lo tanto quienes encubren o no luchan contra ella están cometiendo un delito de encubrimiento.
•    La historia no sdemuestra que él único lugar donde tienen garantizada la impunidad los dictadores (que no han sido derrocados, entiendo) es en el propio país donde han cometido sus crímenes.