Xavier Moret. Islandia, revolución bajo el volcán

  • Hallgrímur, escrito antes de la crisis, titulado: «El arte de ser islandés». Era un escrito muy optimista, como correspondía a aquella época, y llevaba el siguiente subtítulo, inspirado sin duda por aquellos años eufóricos en que los islandeses creían estar en la cresta de la ola: «Cómo comportarte cuándo sabes que eres el mejor pero nadie más lo sabe».
  •  Odiamos lo lejos que estamos del resto del mundo, pero nos encanta que el mundo, con todas sus guerras y ataques terroristas, esté tan lejos de nosotros.

  • Stabat Mater de Pergolesi,
  • Islandia no es un país tan frío como podría parecer visto desde España; o por lo menos no lo es la región de Reykiavik, donde vive un 60% de los islandeses. La temperatura más baja jamás registrada en la isla fue de 38 bajo cero, en 1918, en la costa norte. Si nos centramos en Reykiavik, que tiene un clima más suave gracias a la corriente del Golfo, la temperatura más alta fue de 24.8 grados en 2004, y la más baja de 24.5 bajo cero en 1918. El promedio de la capital en los meses más fríos es de 2 grados positivos,
  • en Akureyri, en el norte, tienen en diciembre sólo tres horas de sol al día, mientras que en Reykiavik llegan a cuatro: el sol sale hacia las 11.30, con mucha timidez, y se pone a las 15.30. Es entonces cuando abundan en Islandia las depresiones, o la llamada «tristeza de invierno»…,
  • los islandeses viajan, por término medio, cuatro veces al año fuera de su país.
  • Según una encuesta realizada por la empresa de condones Durex entre más de trescientos mil jóvenes de cuarenta y un países, los islandeses son los más precoces del mundo a la hora de iniciarse en las relaciones sexuales. Suelen empezar de promedio a los 15,7 años. Más datos: un 52% posee un vibrador, cuando el promedio en el resto del mundo es de un 27%, y un 56% utiliza juguetes sexuales. Suelen tener relaciones sexuales 109 veces al año (el promedio mundial es de 103) y a lo largo de su vida tienen 12,4 compañeros de relaciones sexuales (el promedio mundial es de 9).
  • una encuesta oficial de 2004 indica, en efecto, que un 64% de los niños de la isla son hijos de madres solteras, que por supuesto no sufren ningún estigma.
  • Por otra parte, hay poca tradición de casarse en Islandia; por lo general, muchas parejas deciden hacerlo cuando tienen que celebrar la confirmación de los hijos, como si se tratara de un trámite más. Cuando nace un hijo, no faltan las facilidades, seas soltero o casado: el Gobierno concede tres meses de permiso a la madre, tres meses al padre, y otros tres meses para que la pareja se los distribuya como le convenga. En cuanto al alcoholismo, otro
  • datos oficiales indican que un 16% de los ciudadanos de Islandia tiene problemas con el alcohol,
  • Y eso que beber sale caro; según otra estadística, el precio de las bebidas alcohólicas en Islandia es un 126% más alto que el precio medio de los países de la Unión Europea.
  • seguimos disfrutando de este sentimiento de pertenecer más a una gran familia que a un país…
  • El lugar donde se sienten mejor los islandeses es en el aeropuerto, porque o bien se van de este «jodido país» o vuelven a su «amado país».
  • —En Islandia el cristianismo fue una imposición en el año 999, pero en el fondo los habitantes de la isla nunca renunciaron a su religión —me dirigió una mirada cortante—. Los comerciantes islandeses tenían que vender fuera y para ello necesitaban una licencia que en aquel tiempo otorgaba la iglesia. Hasta el siglo XVIII nadie podía hacer negocios en Islandia si no tenía la misma religión que el rey. Ni los judíos podían. En el siglo X, los obispos, que eran buenos negociantes, vendían la licencia. Cuando Noruega se hizo cristiana en 998 era obvio que los islandeses tendrían que pagar impuestos por el comercio, y para evitarlo se hicieron cristianos. Fue más por asuntos formales que por convencimiento.
  • Los poetas tenemos que tener opiniones sobre este mundo, especialmente en los momentos difíciles. No podemos dejarlo todo en manos de los expertos, porque después pasa lo que pasa, que resulta que los expertos no son tan expertos. Los políticos, economistas y abogados han estado demasiado lejos de la gente, encerrados en sus especialidades. Tenemos que invadir su espacio.
  • Einar Már Gudmundsson
  • Después de la Revolución francesa, el pueblo quería la ley para reflejar el sentido de la justicia, pero hoy la ley es para mantener el sistema. Según el sistema, no son criminales, pero si pensamos en términos de justicia y moralidad, sí lo son.
  • una palabra islandesa que significa tanto «quedarse en casa» como «estúpido». Tienes que marchar para volver con más experiencia.
  • —Era sólo una encuesta de un periódico. Decían que éramos los más felices… pero yo nunca me lo creí. Es una cuestión psicológica. Fíjate en los viejos islandeses de las sagas. Ellos nunca se quejan. Si le preguntas a un islandés si es feliz te dirá: «Sí, claro». Si se lo preguntas a un francés, en cambio, se quejará de que esto no va bien, de que la vida es cara, de que… Aquí nunca se admitirá que no somos felices. Es el carácter nacional. Pero somos tan felices como en cualquier otro país.
  • En 1980, sorprendentemente, se convirtió en la primera mujer del mundo que era elegida democráticamente presidenta de un país.
  • ¿Recuerda lo que pasó el 24 de octubre de 1975? —Pues no. —Fue el día que la ONU declaró que el mundo tenía que tener un Día de la Mujer. Las mujeres de aquí no estaban satisfechas de que sólo fueran los hombres los que dirigieran el país. Por eso decidieron tomarse un día libre, el Día de la Mujer. Dejaron de trabajar por la tarde y se reunieron en la calle. Era un día precioso, soleado, y al parar las mujeres las fábricas tuvieron que parar, y las factorías de pescado… Todo cerró y se vio que el papel de la mujer era importante, ya que era un pilar de la sociedad. La noticia se dio en todo el mundo como una huelga de mujeres en Islandia, pero no fue exactamente una huelga. —¿Usted también paró? —Yo también paré, claro. Entonces estaba en el Teatro de Reykiavik.
  • Escribió Chesterton que «el viajero ve lo que ve; el turista, lo que ha ido a ver».
  • Fue a partir de 1860 cuando un 20% de los islandeses, empujados por el hambre y por la destrucción de las tierras fértiles por culpa de las erupciones volcánicas, decidió emigrar a Estados Unidos en busca de una vida mejor.
  • Komid aftur: vuelve,

 

– Subrayado en la página 148 | Pos. 2257  | Añadido el domingo 4 de septiembre de 2016 03H47′ GMT+02:00

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: