Una instrumental censurada

El legendario Link Wray publicó su exitoso single «Rumble», una canción instrumental que inmediatamente provocó una gran polémica. A pesar de no decir absolutamente nada, para censores, asociaciones civiles y autoridades escondía un mensaje de revuelta y agitación, convirtiéndose así en la primera y única canción instrumental censurada a lo largo de la historia. 

Era eso mismo lo que podía verse en ¡Salvaje! y también en otras películas de culto posteriores como West Side Story, donde dos pandillas rivales se enfrentan con navajas en medio de una Nueva York convertida en una jungla. También bailan. Lo que persiguen es «rumble», pelear toda la noche. Antes de West Side Story, ya había entrado en la cultura popular de la mano de los noticiarios de sucesos, el cine o la literatura. The Big Rumble (Teen-Age Gangs in Harlem), una novela genuinamente pulp publicada en 1955, conectaba magistralmente «rumble» con pandillas juveniles blancas y el ambiente del Harlem.

Tres años más tarde, en 1958, la palabra fue encumbrada por el legendario Link Wray, un héroe del primer rock and roll y pionero del surf pop y  los efectos de guitarra. Aquel año, Wray publicó su exitoso single «Rumble», una canción instrumental que inmediatamente provocó una gran polémica. En los años anteriores, en aquella primera oleada de rock and roll, varias canciones y otros tantos artistas habían sufrido la censura. La prohibición era algo arbitrario y confuso. El origen de la canción era justamente lo contrario a batallas campales protagonizadas por jóvenes Los motivos podían ser muchos y, al mismo tiempo, casi ninguno. The Weavers, por ejemplo, fueron censurados tras ser acusados de izquierdismo, o la locura provocada por la oleada puritana de 1955, cuando las emisoras de Chicago recibieron cerca de quince mil cartas enviadas por oyentes que exigían retirar de la programación los discos «sucios» , especialmente aquellos de rhythm and blues. Dos años antes del single de Wray, la canción «Love for Sale» de Billie Holiday fue baneada porque, al parecer, trataba de la prostitución. «Rumble» era distinta. A pesar de no decir absolutamente nada, para censores, asociaciones civiles y autoridades escondía un mensaje de revuelta y agitación, convirtiéndose así en la primera y única canción instrumental censurada a lo largo de la historia. Su censura fue un fenómeno desconcertante. Cada vez que sonaba o se interpretaba en directo se temía un estallido de violencia juvenil. Sin embargo, el origen de la canción era justamente lo contrario a batallas campales protagonizadas por jóvenes . Wray, temiendo incidentes en uno de sus conciertos, arrancó improvisando una pieza lenta e instrumental, casi espacial e hipnotizante, para calmar los ánimos. Y lo logró, al menos aquella noche.

La canción que no decía nada pero que fue censurada. Illegal Pop nº6.  

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: