Eduardo Mendoza. El Ultimo Trayecto De Horacios Dos

Toda la Estación Espacial Derrida era un engaño, un pobre decorado sustentado sobre una estructura vieja cuya posible duración, en el mejor de los casos, habría podido contarse por meses, si no por días o incluso por horas. En estas condiciones ruinosas, el Duque y la Duquesa, con la complicidad del Chambelán y la aquiescencia forzada de los pocos habitantes del lugar, habían ido sobreviviendo precariamente a base de mentira y falsa pompa.

  • La pregunta reviste cierto interés, pero sólo de índole teórico, por lo que queda pendiente hasta la próxima reunión
  • en fruslerías
  • recidiva
  • pañol
  • sentina
  • «amartelados»
  • calistenia,

Subrayado en la página 1 | Pos. 12-13  | Añadido el lunes 18 de julio de 2016 21H15′ GMT+02:00

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: