Jesus Carrasco: Intemperie

4 de marzo de 2014 00H36′ GMT+01:00

  • Había provocado un acontecimiento.
  • El viejo agarró al burro por la cabezada y tiró de ella hasta que el asno se puso de pie. Sin destrabarlo, colocó sobre su lomo un albardón largo de lona armada. Encima dispuso un ropón de arpillera raída y luego una albarda de centeno cuyo ataharre el viejo pasó por debajo de la cola. Antes de cargar al animal, redistribuyó el relleno de paja, que con el trasiego se había acumulado en las partes bajas del aparejo. Lo aseguró todo con una cincha de esparto gruesa que apretó bajo la panza de la bestia. Encima de la albarda extendió el mandil, lo que hizo al chico recordar el momento de la misa en el que el cura volvía al altar después de haber dado la comunión. Con la ayuda del monaguillo, iba apilando sobre el cáliz el corporal, la patena, el purificador y la llave del sagrario. Por último, el viejo cruzó sobre el mandil cuatro aguaderas de esparto unidas entre sí, acomodando dos en cada flanco. El burro, que hasta el momento se había mostrado tranquilo, hizo ademán de iniciar la marcha. El viejo le acarició la frente y le metió los dedos por el tupé que asomaba entre las orejas y el asno volvió a la calma.
  • Ningún reconocimiento, ninguna recompensa. La ley del llano.
  • Cuando llegaron a la parte más alta, el horizonte reapareció.

  • serones
  • bosta
  • espetaría
  • la gualdrapa
  • Besanas
  • un serijo,
  • de zahorra y balasto
  • el muladar
  • mechinales
  • matacán sustentado por tres ménsulas.
  • brocal
  • Escuchar el nombre de Satán en labios de otro y sentir cómo la palabra derribaba los muros en los que él vivía su oprobio. Verse desnudo frente al viejo y frente al mundo.
  • La alcuza de hojalata
  • Los labios, astrosos, con pústulas y vulvas rojizas.
  • el ropón
  • —¿Has visto la corona que tiene el Cristo de ahí arriba? —Sí. Tiene tres puntas. —Se llaman potencias. Una es la memoria, otra, el entendimiento y la tercera, la voluntad.
  • una muesca en el cabezal y cachas de pita enrollada. Amoló el metal contra una piedra hasta que le arrancó un hilo plateado en el borde.
  • mondongo,
  • espita
  • apersogado
  • el zurear
  • creosota
  • abrojo punzante,
  • collera tosca
  • Él había ejercido la violencia tal y como había visto hacer siempre a quienes le rodeaban y ahora, como ellos, reclamaba su parte de impunidad. La intemperie le había empujado mucho más allá de lo que sabía y de lo que no sabía acerca de la vida. Le había llevado hasta el mismo borde de la muerte y allí, en medio de un campo de terror. Él había levantado la espada en lugar de poner el cuello. Sentía que había bebido la sangre que convierte a los niños en guerreros, y, a los hombres, en seres invulnerables. Creía que el viejo le haría pasar, coronado de laurel por un esclavo, bajo el arco de la victoria. —Ese bastardo lisiado me encadenó y huyó para avisar al alguacil. —También él es hijo de Dios. —Quiere que muramos, el hijo de Dios.
  • sus gañidos
  • una aduja de soga.
  • una cortina de cutí que tapaba las baldas.
  • encajando las fallebas en sus pernos.
Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: