Corinne Hofmann -La masai blanca

Enero 2015

  • Visiblemente azorada, escucha y dice: —Corinne, no somos como los blancos. Vuelve con Marco, pasa las vacaciones en Kenia, pero no busques aquí un hombre para toda la vida. Había oído decir que los blancos tratan bien a las mujeres, también de noche. En eso los hombres masai eran distintos, lo que yo misma acababa de vivir era lo normal. —Los masai no besan —continuó diciendo—. La boca sirve para comer. Besar —y acompañó sus palabras de una mueca despectiva— es horrible. Un hombre no toca jamás a una mujer por debajo del vientre, y una mujer no debe tocar el sexo del hombre. También son tabú los cabellos y la cara de un hombre. No sé si reír o llorar. Deseo a un hombre hermosísimo y no puedo tocarlo.
  • Ningún guerrero masai come jamás algo que una mujer haya tocado o mirado. No les está permitido comer en presencia de mujeres, solo pueden tomar té.

  • La mujer se queda, por norma, con los hijos y el hombre permanece en compañía de otros varones de su clase social, es decir, de guerreros de los que, al menos uno, tiene que hacerle compañía durante las comidas. No es de buena educación permitir que un guerrero coma solo.
  • Durante un breve instante pienso en lo fácil que todo resulta en Suiza. Allí hay farolas, luz eléctrica, y todo parece funcionar solo.
  • En casa no tenemos provisiones, pues, si las tuviéramos, recibiríamos inmediatamente la visita de insectos y ratones. Tenemos que comprar, pues, todos los días todo lo necesario.
  • Cuando las cabras regresan a casa, yo, como huésped, tengo que escoger una para la comida de bienvenida que se celebrará en nuestro honor. No soy capaz de dictar una sentencia de muerte, pero Priscilla me alecciona diciendo que es la costumbre y que representa un gran honor.
  • Se aprieta, temerosa, contra su abuela que es ahora su madre. Cuando la primera hija del hijo mayor tiene edad suficiente, pasa a pertenecer a su madre, como una especie de ayuda para la vejez y para ayudarla a recoger leña o ir a buscar el agua, me explica Lketinga.
  • la mayoría de los samburu puede tener varias mujeres si se casan según el rito tradicional. No tienen dinero para el registro civil y a nadie le importa, porque entonces ya no sería posible la boda con varias mujeres.
  • Después me siento realmente bien y pasamos una hermosa noche de amor, en la que alcanzo por primera vez el clímax. Como esto va acompañado de ruido, me tapa la boca, asustado, y pregunta: —Corinne, ¿qué ser problema? Cuando vuelvo a estar en condiciones de respirar tranquilamente, intento explicarle mi orgasmo. Pero no lo entiende y se ríe incrédulo. La conclusión a la que llega es que se trata de algo que solo les ocurre a los blancos.
  • Me explica ahora que casi todos los guerreros tienen una novia. Las adornan con perlas e intentan comprarles muchas joyas en el transcurso de los años para que sean hermosas el día en que se casen. Pero un guerrero jamás puede casarse con su novia. Pueden practicar libremente el amor hasta un día antes de la boda, entonces sus padres se la venden a otro. La chica no sabrá hasta el día de su boda quién será su marido.
  • Los invitados bailan. Cada grupo lo hace por separado, las mujeres bajo su árbol, los muchachos en un grupo aparte y los guerreros muy alejados.
  • Antes de que se haga de noche, nos entregan o prometen los regalos. Todo el mundo que quiere regalar algo, ya sea a mi marido o a mí, se levanta y lo anuncia en voz alta. La persona en cuestión tiene que dejar bien claro para quién es el regalo, pues entre los samburu hay separación de bienes, es decir, de animales, entre mujeres y hombres.
  • Volvemos a nuestra manyatta, donde duermen pacíficamente dos guerreros. No estoy precisamente encantada de encontrar mi manyatta ocupada, pero sé que así lo impone el derecho de hospitalidad. Todos los hombres de la edad de Lketinga tienen derecho a descansar o a pernoctar en nuestra cabaña.
Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: