Benjamín Prado: Operación Gladio

abril de 2015

  • al vez yo sea el hombre que vuelve de tu olvido. LOUIS ARAGON
  • Ella es así, su lema es que el amor hay que ganárselo cada día y que a las personas que quieres hay que dárselo todo pero sin regalarles nada.
  • en mi opinión la curiosidad nunca es simple, sólo lo es el desinterés.

  • —Ojalá nunca dejen de hablar mal de mí —piensa—, porque con esos gandules no hay medias tintas: o eres su enemigo, o eres uno de ellos.
  • ¿Por qué fue allí, entonces? Personalmente, no creo que fuera por simple curiosidad, suponiendo que tal cosa exista, porque en mi opinión la curiosidad nunca es simple, sólo lo es el desinterés.
  • incapaz de comprender que el amor y el deseo son cosas distintas,
  • «Sí, efectivamente, son muy distintos: el amor se congela y el deseo se evapora».
  • zarandas
  • Alfonso Llamas: «La verdad no es todo lo que pasa, sino la parte que se puede contar».
  • es una de esas personas que piensan que sobrevivir es irse haciendo del tamaño de las circunstancias
  • porque en lugar de intentar entender al otro pretendían derrotarlo,
  • sospechar que se había equivocado al sustituir la tranquilidad por la pasión.
  • el mismo hecho de no quererse hacer daño los estaba destruyendo, porque esconder sus emociones a ella la hacía sentirse culpable y a él lo inundaba de sospechas, con lo que el resultado era que por no hacerse heridas se llenaban de cicatrices.
  • Será que si te empujan y no caes, avanzas más deprisa.
  • buscar sinónimos como quien prueba diferentes llaves en una cerradura.
  • una frase de Freud según la cual dos personas sólo pueden estar absolutamente de acuerdo en todo si una de ellas es estúpida,
  • como dijo el filósofo Joseph Joubert, la justicia es la verdad en acción.
  • Bárbara es una persona tan apremiante que Enrique la suele definir como «alguien que lo primero que te ofrece siempre es tu última oportunidad».
  • Al colgar sus teléfonos, ninguna de las dos se sintió demasiado bien. Empatar es repartirse la derrota.
  • las mentiras pactadas?
  • —¿Sabes?, creo que padeces lo que llamamos «negligencia hemisférica». Es un deterioro cerebral que provoca que el enfermo sólo vea la mitad de las cosas.
  • —¿No podemos hablar, sólo dejar de dirigirnos la palabra o pelearnos? —Podríamos hacer cualquier cosa, si estuviéramos juntos. —Estamos juntos. —No, sólo estamos al lado. —Tú no estás al lado, sino enfrente. Te opones a todo.
  • él no lo iba a reconocer jamás, pero sus sueños se parecían mucho más a lo que no logró que a lo que había conseguido.
  • «Hijo, es que el hambre se te comía.»
  • —En la mitología griega, Némesis es hija de la diosa de la noche y personifica la venganza: se supone que su misión es castigar la desmesura, a los que son demasiado felices, o demasiado ricos, o demasiado poderosos.
  • con la sensación de que en este mundo no hay nada más difícil que saber la verdad, porque los que la escriben son los dueños de las mentiras.
  • La mayoría de las veces no necesitaban una razón, sólo una disculpa.
  • —No me des un mitin, que no me apetece aplaudir.
  • porque en eso consisten, por suerte o por desgracia, la mayor parte de las relaciones: si uno deja de vigilar sus fronteras, el otro cambia sus límites de sitio, y te va dejando sin espacio.
  • «Hace ya mucho tiempo que no nos conocemos».
  • A nadie se le ocurriría intentar conquistar a la persona de la que está enamorado diciéndole: «Estoy completamente cuerdo por ti».
  • «No ser felices es de cobardes»,
  • Esos colegas tuyos son más de derechas que el grifo del agua caliente,
  • esa oscura burocracia del dolor que es la nostalgia.
  • El resultado es que hoy podemos afirmar que si algunos españoles ganaron la Guerra Civil y otros la perdieron, todos ganaron la Transición. —¿Las víctimas de la ultraderecha también? —Las víctimas siempre son un drama, pero nunca deben ser un sistema de medida. Su lugar es la memoria, no el futuro; y por consiguiente, están allí para honrarlas, no para ser vengadas. —Ellas y sus familias no hablan de venganza, sino de rehabilitación.
  • la desgracia se ha adelantado a la desdicha
  • ¿Sabes que en el teatro griego las máscaras que utilizaban los actores para cubrirse el rostro y amplificar su voz se empezaron llamando per sona, es decir, «para sonar», y acabaron llamándose hypocritas, que viene de hypokrisis, «fingir»?
  • Quizás uno de los problemas de este mundo es que nos siga pareciendo increíble lo que sucede todos los días.
  • no se trata de arte, sino de fetichismo.
  • Y por favor, no vayas a rebatirme utilizando como argumento el que alguno de ellos se diese a la fuga, o que se beneficiara de una amnistía como tantos otros delincuentes, incluidos los terroristas de ETA, porque eso ya lo ha intentado nuestra querida Mónica un millón de veces y sabe que no me parece un punto de vista admisible. Que se vulnere la ley es síntoma de que existe, y cuando existe hay que aplicársela a todos los ciudadanos, incluso a los peores.
  • que siempre decía que «si te lo piensas dos veces, te equivocas el doble».
  • Yo nunca he hecho lo que quería sino lo que podía.
  • —El caso es que entre Alicia y yo —dijo Juan, en cuanto el camarero se fue— todo había acabado pero continuaba, que es la peor de las opciones posibles en una pareja.
  • Sin embargo, a este lado de las frases certeras, separarse no es tan sencillo.
  • La costumbre transforma a mucha gente en una sombra, en una mala imitación de sí misma, y pasas de estar con una persona porque te parece única a seguir estándolo porque te recuerda a ella.
  • como dice Antonio Machado, que la reflexión improvise y la inspiración corrija.
  • Para los habitantes de los desiertos, el mejor fruto de la palmera es su sombra.
  • Howard Gardner que se titula Mentes flexibles. El arte y la ciencia de saber cambiar nuestra opinión y la de los demás?
  • tan católicos que en vez de pagar sueldos daban limosna;
  • —La Historia no cuenta la verdad, la fabrica.
  • la Fracción del Ejército Rojo, cuyo emblema estaba formado por una estrella y una ametralladora y cuya doctrina se resume en la frase más célebre de una de sus líderes, la periodista Ulrike Meinhof: «Incendiar un coche es una fechoría; quemar cien es un acto político».
  • En este mundo no hay nada más difícil que saber dónde acaba el espíritu de supervivencia y empieza el egoísmo.
  • contar en paralelo las historias de esa gente a la que, en cierto sentido, había matado la misma bala en épocas distintas».
Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: