Tertulianos

En especial a la variedad tertuliano. Se trata de un intelectual tan dúctil que es un inútil total. Igual que en las tertulias antiguas, solo que aquí en lugar de pagar el café puedes llegar a ganar mucho dinero, mucho más que escribiendo. Todo esto revela algo fascinante y es que en nuestro país se puede hacer una fortuna con el sudor de tu lengua, en lugar de con el sudor de tu esfuerzo mental, como diría Valle-Inclán.[…]¿Son estos los “trepas culturales” a los que alude en muchos de sus escritos?
Los mandarines de los que hablo en este libro no tienen nada que ver con los intelectuales que retrata Simone de Beauvoir en su novela Les mandarins. Ella habla de gente como Camus o Sartre, nuestros mandarines, en cambio, son mandarines de Flan chino Mandarín. Se trata de intelectuales que fueron muy radicales en los 60, empezaron a templarse en los 70, en la década de los 80 se convirtieron en conservadores y ya en los 90 se desmadraron
vía El editor Lara, a Gregorio Morán: “No hay más problema que tus once malditas páginas” – Público.es.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: