Sobre la idea de antagonismo

2. Movimientos e instituciones no corren en paralelo. De la primera consideración se cae otro mito y es que las reivindicaciones y sus victorias se pueden construir al margen del devenir institucional, como si instituciones y movimientos corrieran en paralelo. Creemos que ahora la hipótesis es la contraria, pues lo que suceda en el ámbito institucional va a ser determinante para los movimientos. El oxígeno que llegue a la sociedad y a los movimientos va a ser mayor cuanto mayor sea la apertura por arriba, mientras que el escenario contrario podría hacer aflorar el cansancio y posiciones resistencialistas.

3. El sano antagonismo. Sin embargo, hay un peligro que se detecta siempre bien desde los movimientos y que debemos saber conjurar. Es el principio de representación. De algún modo las posiciones institucionales nunca van a ser la representación de nada, sino una expresión más, una función dentro de algo mucho más grande. Es importante saber que esta función no está jerárquicamente encima de lo que sucede en la sociedad, sino que está al lado, en red y como una más. Este lugar que debe ocupar ‘lo institucional’ es clave para no entender el asalto institucional como una mera oportunidad de poder que subordine o someta al clientelismo a los movimientos. Razones que hacen obligatorio que se mantenga una sana tensión antagónica entre movimientos y partidos/instituciones. Antagonismo que se

vía Sobre la idea de antagonismo | Periódico Diagonal.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: