La sopa de piedras

Cruzó el pueblo de punta a punta y llegó al final, donde estaba el lavadero público. Halló a unas cuantas muchachas y les dijo: “¡Eh, muchachas! ¿No habéis probado nunca la sopa de piedras que hago?” Las muchachas se rieron de él diciendo: “¿Una sopa de piedras?; no hay duda de que estás loco”

Hubo una vez hace muchos años, un país que acababa de pasar una guerra muy dura.

Como ya es sabido, las guerras traen consigo rencores, envidias, muchos problemas, muchos muertos y mucha hambre. La gente no puede sembrar ni segar, no hay harina ni pan. Cuando este país acabó la guerra y estaba destrozado, llegó a un pueblecito un soldado agotado, harapiento y muerto de hambre. Era muy alto y delgado.

Golpeó la puerta de una casa y cuando vio a una dueña le dijo: “Señora, ¿no tendría un pedazo de pan para un soldado que viene muerto de hambre de la guerra?” La mujer lo miró de arriba a abajo y respondió: “Pero ¿estás loco? ¿No sabes que no hay pan y que no tenemos nada?, ¿Cómo te atreves?” Y a empujones, con un portazo, lo saco fuera de la casa.

Pobre soldado. Prueba fortuna en una y otra casa, haciendo la misma petición y recibiendo a cambio peor respuesta y peor trato. El soldado, casi desfallecido, no se dio por vencido.

Cruzó el pueblo de punta a punta y llegó al final, donde estaba el lavadero público. Halló a unas cuantas muchachas y les dijo: “¡Eh, muchachas! ¿No habéis probado nunca la sopa de piedras que hago?” Las muchachas se rieron de él diciendo: “¿Una sopa de piedras?; no hay duda de que estás loco”

Pero había unos chicos que estaban espiando y se acercaron al soldado cuando éste marchaba decepcionado: “Soldado, ¿Te podemos ayudar?”, le dijeron.

¡Claro que sí! Necesito una olla muy grande, un puñado de piedras, agua y leña para hacer fuego”. Rápidamente los chicos fueron a buscar lo que el soldado había pedido. Encendieron el fuego, pusieron la olla, la llenaron de agua y echaron las piedras. El agua comenzó a hervir. “¿Podemos probar la sopa?”, preguntaron impacientes los chicos. “¡Calma, calma!” El soldado la probó y dijo: “Mmmm… ¡qué buena, pero le falta un poco de sal!” “En mi casa tengo sal”, dijo un chico. Y salió corriendo por ella. La trajo y el soldado la echó en la olla.

Al poco tiempo volvió a probar la sopa y dijo: “Mmmm… ¡Qué rica!, pero le falta un poco de tomate”. Daniel, uno de los chicos fue a buscar unos tomates y los trajo enseguida. En un momento los chicos fueron trayendo cosas: patatas, lechuga, arroz y hasta un trozo de pollo. La olla se llenó; el soldado removió una y otra vez la sopa hasta que de nuevo la probó y dijo: Mmmm… es la mejor sopa de piedras que he hecho en toda mi vida.

¡Venid, venid; avisad a toda la gente del pueblo que venga a comer! ¡Hay para todos! ¡Que traigan platos y cucharas!” Repartió la sopa.

Hubo para todos los del pueblo que, avergonzados, reconocieron que si bien era verdad que no tenían pan; juntos podían tener comida para todos.

Y desde aquel día gracias al soldado hambriento, aprendieron a compartir lo que tenían.

vía Hoy quiero contarte… un cuento: La sopa de piedras.

Historia SEGÚN WIKIPEDIA

De acuerdo con la historia, algunos viajeros llegaron a una aldea, llevando nada más que una olla vacía. Al llegar, los aldeanos no querían compartir sus reservas de comida con los hambrientos viajeros. Éstos llenaron la olla con agua, tiraron una piedra grande y limpia dentro, y la pusieron al fuego en la plaza mayor de la aldea. Uno de los habitantes sintió curiosidad y les preguntó lo que estaban haciendo. Los viajeros le contestaron que estaban preparando una deliciosa “sopa de piedra”, aunque les faltaban algunos acompañamientos para poder incrementar el sabor. El aldeano no tuvo inconveniente en prestarles algunos a cambio de un poco de sopa al final. Otro aldeano pasó por allí, preguntó por la olla, y los viajeros volvieron a mencionar su sopa de piedra, que aún no había alcanzado todo su potencial. El aldeano les dio un poco de condimento a cambio de un plato de sopa. Más y más aldeanos fueron acercándose, añadiendo otros ingredientes. Finalmente todos, aldeanos y viajeros, disfrutaron de una deliciosa y nutritiva olla de sopa.

Esta fábula puede considerarse como una especie de “Traje nuevo del Emperador” a la inversa, en la que nada resulta ser algo al final. La piedra inicial era solo un pretexto para que los aldeanos empezasen a compartir de un modo que ni siquiera habrían considerado sin el catalizador de la “sopa de piedra” que creían estar mejorando.

De acuerdo a la tradición portuguesa, los hechos descritos en el cuento de la “sopa de piedra” tienen lugar en los alrededores de Almeirim, Portugal. A día de hoy, no hay restaurante en Almeirim que no sirva “sopa de piedra” (sopa de pedra en portugués).

La misma historia se conoce como sopa de clavos en los países escandinavos y del norte de Europa. En esas versiones, el protagonista principal es normalmente un vagabundo en busca de comida y alojamiento, que convence a una vieja de que preparará una excelente sopa de clavos para los dos si ella le presta algunos acompañamientos para aderezarla. En el este de Europa, la variante de la historia (que tiene más en común con la versión del norte de Europa) es llamada sopa de hacha (o papilla de hacha en Rusiaкаша из топора), ya que se usa un hacha como catalizador.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: