Paco Ignacio Taibo II La Vida Misma.

marzo 2014

  • Cada vez escribía más de irse y, sin embargo, se quedaba.
  • No hay misterio. Pura pinche culpa. Y ésa es una, hay muchas más. Tengo una lista así, ¡así de grande!, de todas las veces que me callé, de todas las veces que corrí, de todas las veces que me achiqué… Ahora duermo bien, y si me matan, pues dormiré mejor. Si cada uno hace lo que tiene que hacer mejor estaríamos. Ésa es la clave de todo el juego de la OP. Pedirle a la gente que haga lo que tiene que hacer, no lo que sería mejor, ni lo que sería más conveniente, ni lo que sería más beneficioso, ni lo que sería más revolucionario. Nomás, simplemente, lo que tiene que hacer.
  • Por ahora, más vodevil que tragedia,
  • ¿Me tomo en broma o me tomo en serio? Me estaba riendo un poco de mí mismo, pero el discurso de Benjamín en la toma de posesión hizo que me sudaran las manos. Durante unos minutos me sentí parte de un proyecto que lucha por su supervivencia en un país derrotado por tanto cinismo, tanto impudor, tanta mentira oficial, tanta barbarie suelta. Ese país que conocemos en el D.F., y que parece que no tiene salida, que nos dice día a día que somos parte de los derrotados, que todo sueño es imposible a excepción de la pesadilla, y que ésta está instalada sobre nosotros. Opté por un camino intermedio. Yo me tomo en broma, pero el experimento del ayuntamiento rojo de Santa Ana, me lo tomo muy en serio. En vía de mientras,

  • Librado Rivera.
  •  todo el mundo al que se los ofrezco, me mira gacho.
  • sostuviera una breve labia con usted para ponerlo al tanto de
  • Todos estamos para servir al pueblo, sería la regla número uno. Cómo servir al pueblo, es una interpretación. Los que están para joder al pueblo lo interpretan de la manera contraria. La ley es papel escrito. La sigue uno para servir al pueblo, la abandona uno para seguirlo sirviendo. La única ley real es la moral… Cosas así.
  • —Se me hace chicloso el asunto.
  • JD se miró al espejo. Lo que vio no le molestó demasiado. Se podía vivir dentro del tipo que estaba viendo en el espejo. Tenía canas en el bigote. Eran suyas.
  • Se le susurra metido en el tráfico de mota
  • la cita de Ross McDonald para explicar los sucesos que se produjeron a mitad de la comida. Aquella que decía: «Era menos un hombre de acción que un hombre de interrogación, una conciencia a partir de la cual emergen los significados de otras vidas».
  • —¿Se acabó? —pregunta José Daniel a su ayudante. —Se me hace que sí —dice éste, sacudiéndose el polvo y sin voltear, dándole tiempo a su jefe que recobre la estampa. —Qué bueno, porque si empiezan a tirar de nuevo ya no voy a poder mearme —dice el jefe Fierro sonriendo, porque sabe que el miedo no es de uno, pero la sinceridad sí.
  • nalgas zangoloteantes
  • Supongo que puedo seguir siendo de izquierda por eso. Porque la izquierda organizada no me consumió como a tantos otros… He visto a las mejores almas de mi generación cobrando en tesorería.
  • —«Loneliness is the heart of life»
  • —Si me equivoco, si me voy corto, si no me entienden o no me entiendo, me detienen, lo discutimos y vamos de nuevo, tantas veces como haga falta.
  • un tambo
  • Para hacer una buena pregunta hay que saber parte de la respuesta.
  • Tan propietario de sueños ajenos, tan solitario en sus propias pesadillas.
  • No habrá más penas ni olvido de Soriano. Un libro que hacía un par de años que estaba buscando. Al lado, Los compañeros de Rolo Diez, recién salido de la imprenta, una novela de la que le habían hablado en el D.F. sobre los últimos años de locura argentina del ERP. Siguió
  • de Los desnudos y los muertos de Mailer
  • borlote
  • Cuando se intenta poner en el papel las tensiones santaneñas, que explican el ayuntamiento rojo, sus orígenes, la coyuntura particular que permitió la reunión de las fuerzas que lo impulsaron, las debilidades del enemigo que funcionaron como telón de fondo de la coyuntura, uno tiene que utilizar la combinación del estudio de los procesos lentos y las situaciones rápidas. Santa Ana, como cualquier otro lugar del país, se mueve en una combinación de tensiones que vienen del pasado, con la veloz sucesión de pequeños acontecimientos que van construyendo olas de una marejada. Macario, el dirigente sindical de los mineros, trata de explicarlo cuando dice que Santa Ana es un lugar donde no pasa nada porque pasan muchas cosas, y donde pasan muchas cosas porque no pasa nada. Sin embargo la ciudad que voy conociendo no se parece a la que me cuentan. Siento como si se hubiera producido un remanso, un tiempo de espera, una etapa de acumulación de pequeños sucesos que van a desencadenar en algo.
  • borrega,
  • chamba,
  • —Greñas, si tienes que escoger entre el peinado y la chamba, ¿qué escoges? —Es un supon ¿o me tengo que cortar la mata? —Un supon.
  • —Nosotros no podemos parar, porque si paramos nos morimos de muerte natural.
  • esos pinches rengos pendejos
  • embonan
  • jarocho
  • Cuanto más sabe uno, menos sabe, ¿saben por qué? Porque cuantas más cosas sabe uno, más preguntas puede hacerse.
Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: