La transición democrática y sus historiadores | Edición impresa | EL PAÍS

El distanciamiento entre clase política y sociedad civil no viene de ahora, sino que fue un rasgo dominante durante toda la transición. La impunidad política de los dirigentes, de la que parecen quejarse ahora algunos, fue una costumbre establecida durante toda la transición. Mientras duró la transición nuestra clase política tuvo bula. Se constituyó en un mandarinato de notables que nos estaban trayendo el bien, la democracia, que podían echarse un pulso entre ellos, incluso algún rifirrafe, pero estaba vedada cualquier intromisión de los gentiles.

hubo un momento en nuestra vida en que fuimos conscientes de que si ganaban los nuestros perdíamos nosotros.

vía La transición democrática y sus historiadores | Edición impresa | EL PAÍS.

Se inventó la “ruptura pactada”, el “consenso rupturista” y la jerga política quizá se enriqueciera, pero por lo demás nadie se atrevió a decir la verdad, porque la realidad política durante la transición les parecía el más peligroso revulsivo. Un producto que para la clase política de entonces debía ser manejado con la precaución de un explosivo.

 

Pero la historia está ahí y hay que contarla. Y como no podía ser menos, es una crónica en la que hay vencedores y vencidos, y trampas y engaños, donde sólo quien no quiere ver puede convertir ese periodo en vida de santos o en exaltación de conversos

 

Somos un país con tradición lanar, nos viene desde las Mestas, y eso quizá explique por qué cuando se trata de hablar de ovejas le cedemos la palabra al lobo.

 

La actitud de quienes contemplamos la transición con ojos críticos no tiene nada que ver ni con el resentimiento ni con la melancolía. Los que dedicaron una parte de su vida a la lucha por la democracia, de la única manera que era posible, es decir, combatiendo a la dictadura, no pueden sentirse resentidos porque el orgullo arrincona cualquier otro sentimiento. Melancolía tampoco, porque el que conozca nuestra trayectoria sabe muy bien que hubo un momento en nuestra vida en que fuimos conscientes de que si ganaban los nuestros perdíamos nosotros.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: