De como una A se mete en un círculo y acaba convirtiéndose en un símbolo

[…] Asociándola constantemente a las expresiones verbales anarquistas terminará, por un conocido automatismo mental, evocando en la gente, por sí sola, la idea del anarquismo. El signo gráfico propuesto es una A mayúscula inscrita en un círculo. ¿Por qué? Quizá por la derivación del ya extendido símbolo antimilitarista, en el que la “pata de gallina” se sustituye por la letra inicial de la palabra anarquía en todas las lenguas europeas. Quizá por otras sugestiones. Por ejemplo, el secretario de la Alliance Ouvriére Anarchiste (una minúscula federación anarquista de lengua francesa), Raymond Beaulaton, me escribió, en 1984, que, desde 1956-57, los primeros miembros de la AOA usaban en su correspondencia, después de la firma, una sigla que era primero una A inscrita en un círculo, a su vez inscrita en otra A (para dar efectivamente AOA), convertida después en doble A inscrita en una O. Lo cierto es que el primer uso “público” de la A en un círculo por parte de tal Alliance aparece en junio de 1968 en su boletín cicloestilado L’Anarchie […]la A en un círculo nace en 1964 en París y en 1966 en Milán. ¿Dos fechas y dos lugares de nacimiento? Sí, y veremos como. Efectivamente, es en abril de 1964 cuando en el boletín interno de las Jeunesses Libertaries (es decir, de los jóvenes anarquistas franceses: cuatro gatos, en esa época, los jóvenes anarquistas en Francia, como en Italia) aparece la propuesta de un signo gráfico para el conjunto del movimiento anarquista, más allá de distintas tendencias, grupos y federaciones. ¿Por qué esta propuesta? Nos han empujado dos motivos principales: sobre todo facilitar y hacer más eficaz las pintadas y carteles y , además, asegurar una mayor presencia del movimiento anarquista a los ojos de la gente y un carácter común a todas las expresiones del anarquismo en sus manifestaciones públicas. Más concretamente, se trataba, para nosotros, de encontrar un medio práctico que consintiera, por un lado, reducir al mínimo el tiempo empleado para firmar nuestros eslóganes en las paredes y, por otro, elegir un signo suficientemente general como para poder ser adoptado por todos/as los/las anarquistas. La sigla propuesta por nosotros nos parece responder a estos criterios. Asociándola constantemente a las expresiones verbales anarquistas terminará, por un conocido automatismo mental, evocando en la gente, por sí sola, la idea del anarquismo. El signo gráfico propuesto es una A mayúscula inscrita en un círculo. ¿Por qué? Quizá por la derivación del ya extendido símbolo antimilitarista, en el que la “pata de gallina” se sustituye por la letra inicial de la palabra anarquía en todas las lenguas europeas. Quizá por otras sugestiones. Por ejemplo, el secretario de la Alliance Ouvriére Anarchiste (una minúscula federación anarquista de lengua francesa), Raymond Beaulaton, me escribió, en 1984, que, desde 1956-57, los primeros miembros de la AOA usaban en su correspondencia, después de la firma, una sigla que era primero una A inscrita en un círculo, a su vez inscrita en otra A (para dar efectivamente AOA), convertida después en doble A inscrita en una O. Lo cierto es que el primer uso “público” de la A en un círculo por parte de tal Alliance aparece en junio de 1968 en su boletín cicloestilado L’Anarchie. Pero, volvamos a 1964. La propuesta de las Jeunesses Libertaires no da, en el momento, ningún fruto. En diciembre del mismo año la A en un círculo reaparece en el título de un artículo firmado por Tomás Ibáñez, en el periódico Action Directe, editado por el mismo grupo de jóvenes anarquistas que, en el a citado boletín de ocho meses antes, habían propuesto aquel signo identitario. Pero, de nuevo, ninguna réplica en el moviemiento anarquista francés (ni mucho menos, internacional). Es preciso esperar hasta comienzos de 1966 para que el símbolo de la A circulada, propuesto por las Jenuesses Libertaires, sea retomado y utilizado, de manerea en un principio “experimental”, después regular, por la Gioventú Libertaria de Milán, un grupo de jóvenes anarquistas, que tenía relaciones fraternas con los jóvenes parisinos, con quienes había constituido una efímera, pero altisonante Federation Internationale des Jeunesses Libertaires. Es desde entonces cuando el signo comienza su vida pública. Primero en Milán, donde se convierte en firma corriente en los panfletos y carteles de los jóvenes anarquistas, para después volver a Francia y difundirse bastante rápido en el resto del mundo. Marianne Enckell dice que no hay prueba del uso de la A circulada en el mayo parisino y haber encontrado escasas pruebas de su presencia fuera de Italia hasta 1972-73.

  • Bandera (del latín drappellum) es
  • Luisa Michel
  • la huelga salvaje (wild cat strike, en ingles),

Alasbarricadas – Foros • Ver Tema (alasbarricadas.org)

– Subrayado Pos. 25-49  | Añadido el domingo 15 de diciembre de 2013 03H41′ GMT+01:00

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: