Contra la dictadura de los expertos y a favor de una ‘resocialización’ de la crianza de los hijos, Carolina del Olmo.

  • dos posiciones polarizadas: la de los adulto-céntricos y la de los niño-céntricos. Y dos best-sellers que en España, respectivamente, las defienden: Duérmete, niño, de Eduard Estivill; y Bésame mucho, de Carlos González.
  • el tema del dinero y el trabajo es absolutamente central y no aparece, no está por ningún lado.
  • Lo que nos falta es una corriente socializadora para resocializar la maternidad. Una lucha contra la individualización del problema. El problema no es tuyo, no es de cada una de las madres o de cada uno de los padres que está en casa agobiado con su bebé, el problema es de todos. Es social y hace falta una perspectiva que tenga en cuenta todo el marco y que no te psicologice ni te biologice el problema, ni te hable de hormonas, ni te hable de apego y crianza segura encerrada en tu casa.
  • para empezar el experto siempre es experto, te deja a ti en situación de ignorante, mera receptora pasiva de conocimiento. Luego, siempre hay experto y contraexperto en una corriente y otra, y eso genera ansiedad. Y por último, la forma del experto de transmitir su conocimiento suele ser dogmática, ciega o insensible a los diferentes contextos y a las circunstancias en las que tú crías a tu hijo. El balance que arroja el leer esos consejos tan desgajados de tu realidad hace que sientas culpa e inseguridad.
  • ¿Hay una inhibición de la atención sobre las características de clase, socioeconómicas y culturales de las mujeres a la que se están dirigiendo? Casi siempre están dirigidos a mujeres de clase media, burguesa.
  • Lo que me fastidia de las políticas sectoriales de conciliación y maternidad es que no tienen en cuenta el trabajo que llevan a cabo las políticas no sectoriales, toda las políticas económicas, sociales y laborales que no son ni de género ni de conciliación ni de maternidad y que tienen muchísima más influencia sobre nuestro género, nuestra maternidad y nuestra crianza que las pocas políticas sectoriales que andan poniendo en marcha por ahí.
  • lo que dicen es que los calendarios escolares se adapten a los laborales, que la vacaciones de los niños se adapten a las de los padres… Eso no es conciliar, eso es someter la vida de los niños a la vida de los adultos. Someter la vida familiar a la vida laboral. Es una tomadura de pelo.
  • ¿Qué podemos hacer con el trabajo de cuidados que se están invisibilizado? Todas las ideas que han tenido las corrientes de feminismo de monetarizarlo son problemáticas. La idea de contabilizarlo me parece básica. Los ejercicios que dicen que, si se monetarizara todo el trabajo de cuidados, el PIB subiría un 53 por ciento son fundamentales. Pero dar el paso adicional de salarizar es mucho más complicado porque dejas que entre el mercado a un lugar donde no estaba. Donde no estaba en cierto modo, porque sí que está en la economía en negro
  • Me interesa la Renta Básica porque proporciona un poder de negociación tremendo para luego hablar de horarios laborales, de condiciones, de qué queremos hacer de nuestro tiempo, y también para desvincular totalmente los derechos sociales del salario, que en estos momentos, con los niveles de paro que tenemos, resulta irrisorio que sigan vinculados.

vía “La conciliación es una tomadura de pelo”.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: