Claudio Magris: Danubio

MAGRIS, Claudio: El Danubio, Anagrama, Barcelona, 2007

De “archivos perdidos en mi ordenador”

  • Es cierto que el nazismo no es la única barbarie que ha existido en el mundo, y actualmente la condena de la violencia nazi, que ya no resulta amenazadora, es utilizada por muchos para silenciar otras violencias […] Pero también es cierto que el nazismo fue un apogeo, un vértice insuperado de infamia, el nexo más estrecho que jamás haya existido entre un orden social y la más inhumana crueldad. 84
  • Cuando se es Zeno o el hombre sin atributos se sabe perfectamente que la partida, por muy agradables que puedan ser algunos de sus movimientos, no merece ser jugada. 126
  • Altenberg, Musil y sus grandes contemporáneos comprendieron a fondo cuan difícil estaba siendo distinguir la existencia, incluso la propia, de su imagen reproducida y multiplicada en innumerables copias; la falsa noticia de la crisis de un banco de la crisis verdadera que esa noticia provoca […] Ahora se exhiben los que habían denunciado la exhibición de nuestra vida, sin hacerse ilusiones de estar inmunes. 156
  • Este amour-passion es tardo-romántico y el romanticismo, escribía Broch, también es la sustitución de un absoluto, que se sospecha haber perdido, por un sucedáneo parcial, sea cual sea, encargado de reemplazar todos valores. Cuando este sucedáneo se busca en el amor, se convierte en una sufrida pero ampulosa retórica, un redundante pathos sentimental. Es un ensimismamiento fantástico, en el cual no se ama al otro, sino el propio ensimismamiento; la seducción romántica del amor-muerte alude asimismo a la esterilidad de este ardor que no crea y no procrea, ni en la carne ni en el espíritu. 160

  • Los viajeros de Baudelaire, que partían a la búsqueda de lo inaudito y estaban dispuestos a naufragar durante el viaje, encuentran en lo ignoto, pese a cualquier desastre imprevisto, elmismo tedio quehan dejado en casa. 13
    • La aventura de la clasificación y el diagrama, la seducción metodológica. 14
    • La literatura como mudanza 16
    • Disimulado intento de fuga 19
    • Si se camina por la ribera de un río en lugares y momentos diferntes, apuntando siempre tonel dedo hacia el agua y dicendo en cada ocasión “Danubio” –el lógico Quine, a quien se debe esta teoría de la definiciónostensiva y de los repetidos actos de ostensión, llevaba realmente a ese ejemplo al Caystro-, se llega a la identidad del Danubio. 21
    • Rin vs Danubio

–          27

  • una visita a un Lager hace resultar ridícula la confianza en el gran árbol de la humanidad. 30
  • el infortunio de Heidegger no es un incidente ocasional, porque el fascismo, en su dimensión menos innoble perono por ello menso destructiva, tamviéns es laacrtitus de quien sabe ser un buen amigo de su compañero demesa, pero no se da cuenta de que también los demás hombres pueden ser no menos amigos de sus compañeros de mesa. […] La declamación de la autenticidad individual se convierte en una pose de parvenu cuando se habla contra la masa olvidando que se forma parte de ella. Esa retórica del arraigo y de la autenticidad expresa, además, aunque de manera retorcida, una exigencia real, o sea la exigencia de una vida política social no alienada, y denuncia la insuficiencia del mero derecho positivo, de la pura legalidad formal que puede aprobar la injusticia, y a la que se opone la legitimidad, o sea el valor sobre el que pueda fundarse una auténtica autoridad.

Pero contraponer la legitimidad a la legalidad, apelando a valores cálidos  (la comunidad, la inmediatez afectiva) en contra del weberiano desencanto el mund y la frialdad de las democracias, significa destruir las reglas del juego político que permirten a los hombres luchar por los valores que consideran sagrados, o sea, significa instaurar una legalidad tiránica, negadora de cualquier legitimidad. Invocar el amor en contra del derecho es la profanación del amor, que se usa como instrumento para negar a otros hombres la libertad e incluso el amor. 41-42

  • «el extrañamiento es un modo fundamental de se-en-el-mundo» Heidegger 42
  • El viaje es la fidelidad del sedentario, que afirma en todas partes sus hábitos y sus raíces e intenta engañar, con la movilidad en el espacio, la erosión del tiempo. 44
  • ANÁRQUICO Y AUTOPUNITIVO 48
  • El desprecio puede resultar un juego fácil; cualquier frase, actitud, afirmación humana parece estúpida a quien la escucha con una especie de prejuicio metafísico, situándola sobre el fondo vago, impalpable e inefable de la vida, contra cualquier principio moral parece insuficiente y presuntuoso. 48
  • No es necesaria la fe en Dios, basta la fe en las cosas creadas, que permite moverse entre los objetos persuadido de su existencia, convencido de la irrefutable realidad de la silla, del paraguas, del cigarrillo, de la amistad. 53
  • La «retórica», o sea, la organización del saber, es el enorme engranaje de la cultura, el febril mecanismo de la actividad con que los hombres incapaces de vivir consiguen engañarse, protegerse de la aniquiladora conciencia de su falta de vida y de valor, no darse dcuenta de su vacío. 60
  • Ese olvido es uno de los muchos agraviso sufgridos por Thän, arquitecto y restaurador de la catedral [de Ulm] en el siglo pasado e hipocondríaco especialista en agravios, como lo demuestra el escrupuloso Fascículo de las villanías recibidas que redactó durante años y que ayce, inédito e ignorado, en una caja abandonada en un desván de la catedral. Gafe pertinaz y coriáceo blanco de continuos desaires, Thrän parece subrayar, con agria complacencia, que la vida es una molestia y una frenta, de modo que no hay más remedio que llevar un riguroso inventario de sus ofensas. Si la auténtica escritura dnace del deseo de explicarle la prolija molestia de vivir, Thrän es un auténtico ecritor. La literatura es contabilidad, libro mayor del debe y el haber, inevitable balance de un déficit. Pero el orden del registro, la precisión y la exhaustividad del protocolo pueden proporcionar un placer que compense el desagrado de lo que se anota. Cuando Sartre dice que considera mediocre la realización del acto sexual respecto a los juegos preliminares e intermedios, se advierte la satisfacción con que registra el insatisfactorio placer final. 70
  • La universalidad de la muerte corrige la de la estupidez y la maldad. 72
  • PERSUASIÓN.

–          Quien no está persuadido no quiere hacer, sino haber hecho ya 75

–          Él [Jean Paul] es el poeta de la existencia entendida como carencia de persuasión, o sea de vida auténtica, pero también es el sutil y capcioso estratega que arranca, gracias a la poesía, territorios de persuasión, momentos absolutos de significado al desierto de la ausencia y de la temporalidad. 78

  • Vituperable mundo
  • Es cierto que el nazismo no es la única barbarie que ha existido en el mundo, y actualmente la condena de la violencia nazi, que ya no resulta amenazadora, es utilizada por muchos para silenciar otras violencias […] Pero también es cierto que el nazismo fue un apogeo, un vértice insuperado de infamia, el nexo más estrecho que jamás haya existido entre un orden social y la más inhumana crueldad. 84
  • La perceptología, según la cual si dos ríos mezclan sus aguas se considera río principal aquel que, en la confluencia, forma un ángulo mayor con el curso que prosigue
  • Como muchos tiranos, era un sentimental que se conmovía pensando en sí mismo y se acunaba en fantasías idílicas. (Sb Hitler, pero vaya…) 118
  • Cuando se es Zeno o el hombre sin atributos se sabe perfectamente que la partida, por muy agradables que puedan ser algunos de sus movimientos, no merece ser jugafa. 126
  • La guerra total, que ya no moviliza y aniquila ejércitos, profesionales manipulados por intereses de cortes y dinastía, sino poblaciones enteras, masas alentadas a morir por ideales (la patria, la nación, la libertad, la justicia) que exigen el sacrificio ya no de un interés contrapuesto, sino del mal (la tiranía, la barbarie, la raza malvada). 127
  • Como decía Maquiavelo, para defender todo lo que amamos hay que amar la paz y saber hacer la guerra. 128
  • Rudolf Höss, Comandante en Auschwitz 131
  • Kyselac es uno de esos despreciadores de masas, numerosos también hoy, que, apretujados entre sí en el autobús atestado, o en la autopista atascada, se consideran, cada uno de ellos, habitantes de sublimes soledades o de salones refinados y desprecian, cada uno de ellos, al vecino, sin saber que se les paga con la misma moneda, o bien le guiñan el ojo,  para darle a entender que, en aquella multitud, sólo ellos dos son almas elegidas e inteligentes, obligadas a ocompartir el espacio con el rebaño.  Esta suficiencia de jefe de oficina, que proclama “Usted no sabe quien soy yo”, es lo contrario de la auténtica autonomía de juicio, de ese orgullo que hay en Don Quijote cuando, desarzonado (¿desarzonado? No será desazonado?), murmura “Sé quién soy” y que nunca va a compañado por el fácil e indeferenciado desprecio al prójimo. 143
  • Canetti Masa y poder
  • Tragedia necesaria:  procura evitar la mayor cantidad posible de crueldades y dolores a todo ser, pero está dispuesto que sitúa, fatalmente, a un bando contra otro. 148
  • Altenberg, Musil y sus grandes contemporáneos comprendieron a fondo cuan difícil estaba siendo distinguir la existencia, incluso la propia, de su imagen reproducida y multiplicada en innumerables copias; la falsa noticia de la crisis de un banco de la crisis verdadera que esa noticia provoca […] Ahora se exhiben los que habían denunciado la exhibición de nuestra vida, sin hacerse ilusiones de estar inmunes. 156
  • Creciente abstracción e irrealidad de la vida 156
  • Peli Altman Nashville
  • Se había enamorado de él desde lejos, con la exaltación de un ánimo indefenso que necesita crearse un absoluto al que someterse y sacrificarse sin reservas, y que debe adorar para convencerse de que vive de modo poético, para dar un sentido a su propia existencia todavía informe, que en caso contrario parece consumirse en una vacía e indefinible melancolía. 159
  • Este aamour-passion es tardo-romántico y el romanticismo, escribía Broch, también es la sustitución de un absoluto, que se sospecha haber perdido, por un sucedáneo parcial, sea cual sea, encargado de reemplazar todos valores. Cuando este sucedáneo se busca en el amor, se convierte en una sufrida pero ampulosa retórica, un redundante pathos sentimental. Es un ensimismamiento fantástico, en el cual no se ama al otro, sino el propio ensimismamiento; la sedución romántica del amor-muerte alude asimismo a la esterilidad de este ardor que no crea y no procrea, ni en la carne ni en el espíritu. 160
  • No se abandona a chapuceros filosofemas sobre la comunicón totémica entre víctimas y cazadores, no manifiesta ninguna banal excitación sino una bonachona tranquilidad de jardinero. Tiene buena puntería y hace lo que debe hacer. (Sobre cazador de cementerio en Austria) 170
  • “Mientras hablaba –decçia Thomas Mann de él [de Luckács], para subrayar su fuerza dialéctica-, tenía razón.” 175
  • La derecha es patriótica, pero dispara con mayor frecuencia y gusto sobres sus propios compatriotas. 183
  • Una militancia política no es una iglesia mística en la que todo se sostiene, sino un trabajo cotidiano, que no redime de una vez por todas a la Tierra y que está expuesto a errores pero dispuesto a corregirlos. 184
  • Al final sólo queda eso, la mirada hacia atrás que percibe la nada. 191
  • Las tinturas, los bálsamos, las melisas, los halopáticos, los depurativos, los eméticos están en su sitio, dispuestos a intervenir de acuerdo con las exigencias estratégicas y los asaltos del enemigo. 203
  • Tibor Déry expresaba en una de sus novelas su disgusto pro la ameboide, promiscua e indiferenciada inocencia de la juventud pop americana, por una sociedad reducida a un flujo libidinal. 229
  • Capítulos: lasfuentes, Alemania, Wachau, Viena, Eslovaquia, Hungría, Banato y Transilvania, Bulgaria, y Rumanía.
  • El poeta es una criatura anómala en la inextricable red de mediaciones que envuelve al individuo que se niega a construirse una madriguera entre las arrugas de esa red y lucha por desgarrarla y alcanzar el fondo del ser, que aquella le oculta. 295
  • Aiducos
  • Después de 1945, cuenta Yana Markova, directora de la Sociedad “Jus Autor” y autoridad de la vida cultural, quedaban aldeas que no habían visto nunca un teatro y en las cuales los campesinos, después de jhaber asistido por primera vez en su vida a un drma patriótico, felicitaban al actor que representaba al heroico intelectual Levski ahorcado por los turcos y miraban hostilmente al que ahcía el paoel del malvado pachñá. 316 (En Rumanía)
  • Alemania, Prusia y Austria__Imperio HAsburgico
  • Sajones, suevos, rumanos, magiar-húngaros, eslavos, latinos, germanos, rutenios, tártaros, circasianos, búlgaros…
  • Emiljan Stanev novela  Ivan Kondarev 316
  • Canetti Masa y poder y-o Auto de fe
  • Robert Flinker
  • Cristo Boter
  • Jordan Radickov
  • Staner Anticristo
  • György Dozsa
  • Agnes Bernaenz 102
  • Miroslaw Krleza “Sr Glenbay, Retorno de Filip
  • Csepel 1956 (254)
  • Cualquier persona realmente vital es poco sensible a la desgarradora nostalgia de la vitalidad 316
  • Si hay una cosa que no consigo soportar, decía Victor Hugo cuando presenciaba algo especialmente estúpido o malvado, es pensar que mañana todo esto será historia. 328
  • A todos los grandes escritores les acechan los demonios que ponen al desnudo, los conocen porque los llevan consigo, denuncian su poder en lamedida en que amenaza con dominarles. 330
  • En esas décadas el fascismo, hasta cierto punto, es una fuerza que los demás creen poder utilizar; las potencias occidentales intentan servirse de él para aniquiliar el comunismo y lanzarlo contra la Unión Soviética, ésta invierte la tendencia e intenta ganar tiempo  y consolidarse aliándse con Hitler. En un momento dado el juego cae, el fascismo ya no sirve para ningún fin ni cálculo político, se pone y es puesto contra todos y su destino se convierte en una aventura extrema de delirio, infamia y desesperación. 342
  • Su sarcasmo más veloz se ensaña sobre todos con los parásitos del absurdo, los verborreicos y engreídos teóricos d elos sofismas paradójicos y de las ocurrencias à la page. 344
  • El anticapitalismo romántico idealiza indebidamente el arcaico mundo campesino […] La sociedad urbana, tantas veces y tan facciosamente acusad de alienación, ha liberado al individuo o por lo menos ha puesto las premisas para su liberación 348
  • Axeimos,  inhóspito en griego. Euxeimos, hospitalario 351
  • Los tracios lloraban el nacimeintoque aportaba al hombre tantos afanes y celebraban lamuerte, que le liberaba de los males. 354En la isla de Braila, los godos aceptaron entregar a sus mujeres y sus hijos pero se negaron a entregarlas armas a los romanos. 357
  • constelación de amenazas posibles
  • la retórica de la transgresión 85
  • extrañamiento
  • confusa perorata sin sentido
  • involutaria parodia
  • anamnesis platónica 199
  • ir y venir 232
  • irregular y discursivo
  • atávica
  • en la sublimación y en la ausencia 192
  • pizca de imbecilidad cotidiana
  • culpas históricas (todos lospuebloslas tienen)
  • facciosa, unilateral
  • máscara y simulacro del brío 228
  • epos
  • ethos
  • chusma
  • miasma
  • emético
  • plurisecular
  • desfile d elo caduco
  • apoteosis del desencanto 339
  • parásito del malestar
  • La perceptología, según la cual si dos ríos mezclan sus aguas se considera río principal aquel que, en la confluencia, forma un ángulo mayor con el curso que prosigue
  • Como muchos tiranos, era un sentimental que se conmovía pensando en sí mismo y se acunaba en fantasías idílicas. (Sb Hitler, pero vaya…) 118
  • La guerra total, que ya no moviliza y aniquila ejércitos, profesionales manipulados por intereses de cortes y dinastía, sino poblaciones enteras, masas alentadas a morir por ideales (la patria, la nación, la libertad, la justicia) que exigen el sacrificio ya no de un interés contrapuesto, sino del mal (la tiranía, la barbarie, la raza malvada). 127
  • Como decía Maquiavelo, para defender todo lo que amamos hay que amar la paz y saber hacer la guerra. 128
  • Rudolf Höss, Comandante en Auschwitz 131
  • Kyselac es uno de esos despreciadores de masas, numerosos también hoy, que, apretujados entre sí en el autobús atestado, o en la autopista atascada, se consideran, cada uno de ellos, habitantes de sublimes soledades o de salones refinados y desprecian, cada uno de ellos, al vecino, sin saber que se les paga con la misma moneda, o bien le guiñan el ojo,  para darle a entender que, en aquella multitud, sólo ellos dos son almas elegidas e inteligentes, obligadas a compartir el espacio con el rebaño.  Esta suficiencia de jefe de oficina, que proclama “Usted no sabe quien soy yo”, es lo contrario de la auténtica autonomía de juicio, de ese orgullo que hay en Don Quijote cuando, desarzonado (¿desarzonado? No será desazonado?), murmura “Sé quién soy” y que nunca va acompañado por el fácil e indeferenciado desprecio al prójimo. 143
  • Canetti, Masa y poder
  • Tragedia necesaria:  procura evitar la mayor cantidad posible de crueldades y dolores a todo ser, pero está dispuesto que sitúa, fatalmente, a un bando contra otro. 148
  • Creciente abstracción e irrealidad de la vida 156
  • Peli Altman Nashville
  • Se había enamorado de él desde lejos, con la exaltación de un ánimo indefenso que necesita crearse un absoluto al que someterse y sacrificarse sin reservas, y que debe adorar para convencerse de que vive de modo poético, para dar un sentido a su propia existencia todavía informe, que en caso contrario parece consumirse en una vacía e indefinible melancolía. 159
  • No se abandona a chapuceros filosofemas sobre la comunicación totémica entre víctimas y cazadores, no manifiesta ninguna banal excitación sino una bonachona tranquilidad de jardinero. Tiene buena puntería y hace lo que debe hacer. (Sobre cazador de cementerio en Austria) 170
  • “Mientras hablaba –decía Thomas Mann de él [de Luckács], para subrayar su fuerza dialéctica-, tenía razón.” 175
  • La derecha es patriótica, pero dispara con mayor frecuencia y gusto sobres sus propios compatriotas. 183
  • Una militancia política no es una iglesia mística en la que todo se sostiene, sino un trabajo cotidiano, que no redime de una vez por todas a la Tierra y que está expuesto a errores pero dispuesto a corregirlos. 184
  • Al final sólo queda eso, la mirada hacia atrás que percibe la nada. 191
  • Las tinturas, los bálsamos, las melisas, los halopáticos, los depurativos, los eméticos están en su sitio, dispuestos a intervenir de acuerdo con las exigencias estratégicas y los asaltos del enemigo. 203
  • Tibor Déry expresaba en una de sus novelas su disgusto por la ameboide, promiscua e indiferenciada inocencia de la juventud pop americana, por una sociedad reducida a un flujo libidinal. 229
  • Existe un futuro del pasado, un devenir propio que lo transforma. Al igual que la realidad, también el yo que la vive y la contempla resulta ser plural. 233
  • Una pregunta se plantea, un estribillo […] ¿De modo que seremos siempre derrotados? 236
  • Su Majestad el Olvido, al que Lichtenberg dedicaba sus obras 241
  • La mímesis de una mímesis. 241
  • La persuasión, ha escrito Michelstaedter, es la posesión presente de la propia vida y de la propia persona, la capacidad de vivir a fondo el instante sin la maniática angustia de quemarlo pronto, de atraparlo y utilizarlo con vistas a un futuro que llegue cuanto antes, y por lo tanto de destruirlo en la espera de que la vida, toda la vida, pase velozmente.  La vida como carencia, como deesse, aniquilada continuamente en la esperanza de que la difícil hora presente ya haya transcurrido, a fin de que haya terminado la gripe, se haya superado el examen […] Se espera esperando / que llegará la hora / de acabar en mala hora / para ya no esperar más). 60
Anuncios
  1. 8/06/17
    Trackback from : Srdelapalisse
  2. 15/06/17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: