Felix Romeo: Amarillo

  •  “Piensa que suicidarse no es, ni con mucho, la mejor de las soluciones. Se tira por la ventana. El viento enmaraña su pelo, mientras tanto”.
  • Todo empieza con una pregunta: ¿cómo no me di cuenta de que te ibas a suicidar?
  • Que el diablo te lleve al infierno que tú has elegido.
  • Son las 17:05. Parece mentira cómo se trastoca todo. No tengo ni una puta obligación (ni siquiera ética), no tengo ningún quehacer, y si hago algo lo hago cuando me da la gana o, finalmente, no lo hago. Vamos, que el tiempo ya no es para mí algo concreto, sino un hecho meramente abstracto. Todo el mundo va de aquí para allá a cuestas con el reloj, mientras que yo voy de aquí para allá a cuestas con la-ausencia-de-tiempo. Ahora las 17:11. Y, sin embargo, sigo teniendo la sensación de que siempre es tarde para todo».

Así acaba el libro de Chusé Izuel: “Piensa que suicidarse no es, ni con mucho, la mejor de las soluciones. Se tira por la ventana. El viento enmaraña su pelo, mientras tanto”.

  • Los «siete malditos» sois: Eduardo Hervás, Antonio Fernández Iraizoz, José María Fonollosa, tú, El Ángel, Eduardo Haro Ibars y José María Hernández Larrea.
  • Una de las cuestiones que no tuvimos tiempo de debatir fue la del instinto maternal.
  • ¿Tan tranquilamente voy a encarar la muerte? ¿Así de fácil, de sencillo? Menuda simpleza. Vaya, vaya. Parece ser que mi subconsciente no tiene demasiados problemas últimamente. Pues me alegro por ti, porque por ahí afuera andamos un poco fastidiados».
  • Cesare Pavese escribió en su diario el 25 de marzo de 1950, cinco meses antes de suicidarse, que «nadie se mata por el amor de una mujer. Uno se mata porque un amor, cualquier amor, nos revela nuestra desnudez, miseria, enfermedad, nada».
  • Para Bizén no hay diferencia entre cocinar y pintar, todo para él forma parte de lo mismo: una manera de ordenar el mundo. O de desordenarlo.
  • Espero que la muerte no me coja desprevenido, por ejemplo, durmiendo, porque me dejaría bien jodido, sin haberme enterado de la historia. Claro que como después de muerto no me voy a enterar tampoco, no tiene demasiada importancia.
  • ¿Quién encarnaría para ti después de su muerte la figura de la autoridad? ¿Contra quién te rebelarías? El orden que tanto detestabas, pero que en buena medida garantizaba tu personalidad disidente,
  • Si quisiera escribir una biografía sobre ti tendría que…
  • Este es un libro sobre el crimen perfecto. Sobre la memoria, sobre la imposibilidad de recordar. Sobre la imposibilidad de escribir libros sobre la vida que sean reales. Sobre las cuatro cosas que recuerdo de ti. Sobre todo es un libro sobre las mil cosas que no recuerdo de ti y sobre las mil cosas que ignoro de ti, y quiero seguir ignorando.
  • El responsable de las ranas.
  • Si Zarraluki hubiera escrito tan sólo esa frase, sin más, me hubiera descubierto ante él. Pero no, tuvo que construir una historia de mierda alrededor de ella, y perdió todo su significado.
  • No es serio este cementerio.
Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: