El asalto a la normalidad

El sistema, sostienen, logró canalizar las demandas de los ciudadanos, hacer que estos no cuestionasen el orden establecido, sino solo su participación en él. Curiosamente, se acabó pidiendo una democracia participativa a los encargados de la representación, los políticos. Como señalan los autores, la democracia volvía a mostrarse como la forma más eficaz de dominación: “Desde el punto de vista del mantenimiento del orden y la perpetuación del capitalismo, el mejor Estado es el que es de todos”.

Hoy en día, el Estado tiene una capacidad represiva sin igual –el número de reclusos en la UE llega a 600.000, la tasa más alta de la historia–, pero, en cambio, cuando ejerce la represión se dice que la democracia está siendo falseada o incluso usurpada por una deriva fascista del régimen. Sin embargo, la realidad es que la represión es la máxima expresión de la democracia, ya que ésta es en esencia el mantenimiento del orden dentro de los límites marcados.

La democracia nunca fue el poder del pueblo, sino el poder a través del pueblo.

vía La herramienta más eficaz de dominación | Periódico Diagonal.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: