EURÍPIDES: Las Bacantes

Ed. Clásicas, Madrid 2009. Fb 13
 

Oh hijo, bien te ha aconsejado Tiresias. Quédate de nuestro lado, no te pongas al margen de las leyes. Pues ahora desvarías y quieres ser prudente, pero no eres prudente. Aunque ése no sea el dios, como tú afirmas, dale tú ese nombre. Y finge con bellas palabras que lo es, para que parezca que Sémele dio a luz a un dios y el honor a todo nuestro linaje alcance. 23

Quien habla de cosas sabias con un necio parecerá no estar en sus cabales 28

Ser sabio no es sabiduría ni pensar en cosas vedadas a los hombres. Breve es la vida. Y por ello quien cosas grandes persigue las que tiene a mano no alcanza. 26

Sabio, sabio tú, excepto en lo que debes ser sabio. 36

A ti, que deseoso estás de ver lo que no debes y te afanas por lo que no deberías afanarte, a ti, Penteo, me dirijo. 45

En actuar como mortal radica una vida sin penas.

No envidio la sabiduría.

Me da alegría perseguir otros fines,

Grandes y claros: vivir para el bien mi vida,

Día y noche, pura y reverente,

Apartar de mí lo legal al margen de la justicia

Y dar a los dioses la honra que se merecen. 48

¡Ay, ay! Cuando entendáis lo que habéis hecho, os doleréis con dolor terrible. Pero, si hasta el fin permanecéis siempre en el estado en que os habéis puesto, no siendo felices creeréis no ser infelices. 56

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: