Pensamiento amoroso. Antropología del amor romántico. M. Luz Esteban

Un conjunto articulado de símbolos, nociones y teorías en torno al amor [que se han ido fraguando en los últimos siglos en la sociedad occidental], que permea todos los espacios sociales, también los institucionales, e influye directamente en las prácticas de la gente, estructurando unas relaciones desiguales de género, clase y etnia, y un modo concreto y heterosexual de entender el deseo, la identidad y, en definitiva, el sujeto. Un pensamiento absolutamente hipertrofiado cuya revisión y transformación es, a mi modo de ver, condición sine qua non para un mundo que pueda sustentarse en tramas fértiles de reconocimientos, reciprocidades y redistribuciones simbólicas y materiales. 23

P.A. como una determinada ideología cultural, una forma de entender y practicar el amor que surge en la modernidad […]. Una configuración simbólica y práctica que influye directamente en la producción de símbolos,  representaciones, normas y leyes, y orienta la conformación de las identidades sociales y genéricas, los procesos de socialización y las acciones individuales, sociales e institucionales. […] En este modelo emocional hegemónico y concreto […] se produce una construcción y una expresión cultural de las emociones, sino también de otras facetas humanas (solidaridad, justicia, libertad…) y que se convierte en una forma dominante de presentar lo humano. 47

Se inspira en el término El pensamiento heterosexual¸ utilizado por Monique Wittig, donde la heterosexualidad se entiende como un hecho social total, previo a la categoría de sexo, que nos ería más que un producto de la sociedad heterosexual. La categoría de sexo es la categoría que estable como «`natural» la relación que está en la base de la sociedad (heterosexual), y a través de ella la mitad de la población –las mujeres- es «heterosexualizada» (la fabricación de las mujeres es similar a la fabricación de los eunucos, y a la crianza de esclavos) y sometida a una economía heterosexual.

ü  Sin negar la base fisiológica de las emociones, son unas determinadas coordenadas culturales en las que producen y consolidad este PA las que sentimentalizan a las mujeres, que son vistas como incompletas, particulares, dependientes. Es decir, aludiendo a una supuesta biología y fisiología diferencial (subjetividad o identidad femenina). Parafraseo malo de 49, pero es que tp va más allá.

ü  Pensamiento amoroso: pareja, maternidad y cuidados 61

ü  la enamorada no es solamente una narcisista alienada; experimenta también un deseo apasionado de desbordar sus propios límites y de llegar a ser infinita a través del otro que accede a la infinta realidad. Se abandona al amor para salvarse, pero la paradoja del amor idólatra es que con el fin de salvarse, acaba por negarse totalmente […] Un amor auténtico debería asumir la contingencia del otro, es decir, sus carencias, sus límites y su gratuidad originaria; así no pretendería ser una salvación sino una relación entre seres humanos. S. de Beauvoir 141

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: